Bernat Dedéu

Opinión Un 75% en catalán Bernat Dedéu
Opinión Las lágrimas de Elsa Artadi Bernat Dedéu
Opinión A mí también me han espiado Bernat Dedéu
Opinión Adiós a Twitter Bernat Dedéu
Opinión Huida y autoayuda Bernat Dedéu
Opinión España nos espía Bernat Dedéu
Opinión La escuela, último reducto del poder Bernat Dedéu
Opinión Prensa en guerra Bernat Dedéu
Opinión Acercaos a Junqueras Bernat Dedéu
Opinión Cadáveres Bernat Dedéu
Opinión No nos toques los 'panots', Colau Bernat Dedéu
Opinión Vía En Blau Bernat Dedéu
Opinión Tira el lacito amarillo Bernat Dedéu
Opinión ¿El independentismo pierde? Bernat Dedéu
Opinión Homenaje a los maestros Bernat Dedéu
Opinión Aragonès ya es convergente Bernat Dedéu
Opinión El arte de mentir Bernat Dedéu
Opinión Boicotear a Rusia Bernat Dedéu
Opinión Borrell Bernat Dedéu
Opinión La guerra Bernat Dedéu
Opinión Pasear a la momia Bernat Dedéu
Opinión Sin 'Àrtic' hay más desierto Bernat Dedéu
Opinión Ámame como ama la conselleri Bernat Dedéu
Opinión Corrupción institucional Bernat Dedéu
Opinión Barcelona no es olímpica Bernat Dedéu
Opinión Nimiedad a nimiedad Bernat Dedéu
Opinión Salvemos a Laura Borràs Bernat Dedéu
Opinión Indultar a las brujas Bernat Dedéu
Opinión Blindemos al conseller Elena Bernat Dedéu
Opinión Cobrar sin trabajar Bernat Dedéu
Opinión La cara tapada Bernat Dedéu
Opinión ¿La democracia está en peligro? Bernat Dedéu
Opinión Esther Vera, eres una censora Bernat Dedéu