Bernat Dedéu

Bernat Dédeu
Opinión

Puigdemont se reencarna en Pujol

Bernat Dedéu
Opinión

La amnistía no tiene quien la ame

Bernat Dedéu
Opinión

Kate

Bernat Dedéu
Opinión

Puigdemont, nuestro mentiroso

Bernat Dedéu
Opinión

¿Qué se esconde en las prisiones?

Bernat Dedéu
Opinión

De nuevo, abstención

Bernat Dedéu
Opinión

La lista cínica

Bernat Dedéu
Opinión

El cuarto espacio

Bernat Dedéu
Opinión

Blindar la ley, blindar la política

Bernat Dedéu
Opinión

Hard Rock

Bernat Dedéu
Opinión

Tsunami y el periodismo

Bernat Dedéu
Opinión

¡Volvemos a la DUI!

Bernat Dedéu
Opinión

Putin va ganando

Bernat Dedéu
Opinión

Indulto condicionado

Bernat Dedéu
Opinión

Hablar, comer y morir en catalán

Bernat Dedéu
Opinión

Una ley robusta

Bernat Dedéu
Opinión

La guerra sucia del PSOE

Bernat Dedéu
Opinión

Jordi Évole y TV3

Bernat Dedéu
Opinión

Núñez

Bernat Dedéu
Opinión

La amnistía del PP

Bernat Dedéu
Opinión

Un no debate sobre inmigración

Bernat Dedéu
Opinión

Barcelona sin barceloneses

Bernat Dedéu
Opinión

¿Dónde está el debate público?

Bernat Dedéu
Opinión

Políticos contra jueces

Bernat Dedéu
Opinión

La letra pequeña de la amnistía

Bernat Dedéu
Opinión

Por Navidad, regala un mediador

Bernat Dedéu
Opinión

El gran culpable de La Marató

Bernat Dedéu
Opinión

A la caza del teléfono móvil

Bernat Dedéu
Opinión

Amar a Pedro Sánchez

Bernat Dedéu
Opinión

Barcelona, selfie city

Bernat Dedéu
Opinión

Sobre el informe PISA

Bernat Dedéu