Modest Guinjoan

Opinión

Ni 2 ni 6, somos 8 millones

Modest Guinjoan
Opinión

Niveles de paro vergonzosos

Modest Guinjoan
Opinión

Otra vez El Prat sobre la mesa

Modest Guinjoan
Opinión

Qatar, el poder del dinero fácil

Modest Guinjoan
Opinión

El boicot comercial y la justicia

Modest Guinjoan
Opinión

El trabajo autónomo en Catalunya

Modest Guinjoan
Opinión

El déficit fiscal de nunca acabar

Modest Guinjoan
Opinión

Vuelve el turismo de siempre

Modest Guinjoan
Opinión

¿Jaque mate del CO₂?

Modest Guinjoan
Opinión

¿Cómo va la economía catalana?

Modest Guinjoan
Opinión

El país del ocio (y el ruido) nocturno

Modest Guinjoan
Opinión

Gay Rosell, una delegada en campaña

Modest Guinjoan
Opinión

Hipocresías sobre el cambio climático

Modest Guinjoan
Opinión

Renfe, no puedo pagar...

Modest Guinjoan
Opinión

El '5centims.cat' quiere crecer

Modest Guinjoan
Opinión

Catalanes a precio de saldo

Modest Guinjoan
Opinión

Vuelve la ampliación de El Prat

Modest Guinjoan
Opinión

Crecimiento económico e inmigración

Modest Guinjoan
Opinión

La pyme industrial afronta el 2022

Modest Guinjoan
Opinión

El valor de la unidad

Modest Guinjoan
Opinión

Incentivos para el catalán

Modest Guinjoan