Muchas veces nos familiarizamos con algunos términos médicos, pero no tenemos muy claro que significan. ¿Qué es exactamente una cistitis aguda? Se trata de una infección urinaria en la vejiga que, de hecho, es la más común. Según explican los responsables del servicio de Urología del Hospital Quirónsalud Barcelona  José Antonio Lorente y Óscar Bielsa, cuando se tiene una infección urinaria implica tener gérmenes patógenos en la orina, que afecta a los órganos en contacto con ella.

Los síntomas que acompañan una infección de orina son: sensación de ardor al orinar, necesidad imperiosa y constante de orinar, orinar frecuentemente en pequeñas cantidades y dolor pélvico en las mujeres, especialmente en el centro de esta. También, en relación con la orina, el olor es fuerte y el aspecto puede ser turbio, rojo o amarronado.

Las mujeres, más propensas a contraer cistitis

Según explican los doctores, las mujeres son más propensas a contraer cistitis que los hombres. De hecho, este tipo de infección urinaria está producida en el 80% de los casos por la bacteria Escherichia coli (E.coli), que se encuentra en el intestino.

Sin embargo, esta bacteria forma parte de nuestra flora habitual. Ahora bien, se convierte en un germen patógeno cuando coloniza la uretra y la vagina, y se introduce en la vejiga. La corta distancia entre el ano y la uretra condiciona la mayor frecuencia de la cistitis en la mujer.

Para evidenciar estas afirmaciones, los doctores recuerdan que una de cada dos mujeres experimentará una infección de orina a lo largo de su vida y una de cada tres mujeres habrá sufrido una infección urinaria antes de los 24 años. Además, los datos ponen de relieve que el 25% de las mujeres que han padecido infección urinaria una vez, sufren nuevas infecciones posteriormente.

¿Existen factores de riesgo?

Entre los factores de riesgo específicos de la cistitis en las mujeres se encuentran la anatomía femenina, la actividad sexual, ciertos tipos de anticonceptivos o la menopausia.

Los doctores explican que la uretra más corta hace que la distancia que las bacterias deben atravesar para alcanzar la vejiga sea menor. Por otro lado, las mujeres sexualmente activas son proclives a tener más infecciones urinarias. Tener una nueva pareja sexual también incrementa el riesgo.

Las mujeres que usan diafragmas como método anticonceptivo pueden tener un riesgo más elevado, al igual que las mujeres que usan espermicidas. Además, después de la menopausia, la disminución del estrógeno circulante produce cambios en las vías urinarias que vuelven a la mujer más vulnerable a la infección.

Cómo prevenir la infección de orina

Desde el punto de vista dietético, los doctores recomiendan beber abundantes líquidos y no beber líquidos que puedan irritar la vejiga como alcohol o cafeína.

En cambio, desde el punto de vista higiénico, recuerdan que hay que orinar cada tres o cuatro horas y tras la actividad sexual, ya que permite expulsar las bacterias de las vías urinarias antes de que pueda comenzar la infección.

También recomiendan no utilizar jabones ni otros irritantes para lavar la zona genital ni la ropa íntima ni productos que contengan perfumes. Así, también es aconsejable que se mantenga la zona genital limpia. ¿Cómo? Siempre recuerdan que hay que hacerlo de adelante hacia atrás.

Además, también recomiendan no usar pantalones apretados y cambiarse de ropa interior, al menos, una vez al día.

Los doctores aconsejan que, en caso de cistitis recurrente, se visite un urólogo para la detección de los factores favorecedores y la instauración de tratamientos preventivos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat