El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha denunciado que Jordi Cuixart pasa 23 horas al día encerrado en una celda de Lledoners desde que le retiraron el tercer grado. Su aislamiento se debe a las medidas de seguridad del centro penitenciario contra el coronavirus, una situación que se ha visto todavía más agravada con la suspensión del tercer grado de los presos políticos.

Sin este régimen penitenciario ni el 100.2, los presos no pueden salir del centro penitenciario excepto permisos puntuales. "La única solución a la represión pasa por la amnistía a los más de 1.000 independentistas perseguidos", ha pedido Mauri a través de su cuenta de Twitter.

Rechazados los recursos de los presos

Este verano, la fiscalía pidió que se les suspendiera el tercer grado y, como medidas cautelares, el juez de vigilancia penitenciaria de Lledoners anuló este régimen penitenciario al líder de ERC, Oriol Junqueras, el conseller Joaquim Forn, el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, el expresidente de la ANC Jordi Sànchez, el conseller Raül Romeva, el conseller Josep Rull, y el conseller Jordi Turull.

Los presos políticos recurrieron la suspensión de este régimen penitenciario, pero esta semana la magistrada del juzgado de vigilancia penitenciaria ha desestimado los recursos de los presos en contra la suspensión del tercer grado. De esta manera, quedan vigentes las medidas cautelares que suspenden el régimen penitenciario de los presos y habrá que esperar a que el Tribunal Supremo lo resuelva.

Medidas contra la Covid-19 en las prisiones

El Govern de la Generalitat ha anunciado este martes que los centros penitenciarios de Catalunya harán pruebas PCR a todos los internos y las internas de segundo grado que disfruten de permisos. Los departamentos de Justícia y Salut han acordado esta medida para reducir el tiempo que están en confinamiento a la vuelta del permiso, después de salir a la calle.

Hasta ahora, todas las personas internas que salían tenían que estar aisladas diez días en sus celdas cuando reingresaban en la prisión, para evitar la propagación de la Covid-19 y preservar la salud del resto de internos y de los profesionales. Los internos se someterán a la prueba PCR dos días después de haber retornado al centro. Cuando el centro obtenga el resultado y sea negativo se decidirá el traslado al módulo o, en caso contrario, si ha dado positivo, el ingreso en una dependencia sanitaria para continuar el aislamiento.

 

Imagen principal: El líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, volviendo a entrar a Lledoners por la suspensión del tercer grado. / Maria Contreras Coll

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat