En plena reunión maratoniana de la Mesa, la CUP ha querido lanzar una advertencia en JxCat y ERC: aceptar la sustitución temporal de diputados "comportará complicidad con el juez Llarena". La diputada Maria Sirvent ha advertido este miércoles por la mañana que la resolución del magistrado "no tiene ningún sentido", y que la Mesa no tendría que estar discutiendo cómo proceder para aplicarla.

"No entendemos que determinados grupos hablen de normalidad, y que se esté debatiendo en la Mesa", ha criticado Maria Sirvent, que ha insistido en que esta cuestión tiene que ser llevada primero a la comisión del estatuto de los diputados y después al pleno de la cámara. "No queremos que esta decisión se tome a puerta cerrada", ha alertado.

El principal punto de conflicto entre JxCat y ERC ha sido el caso del president en el exilio, Carles Puigdemont, que los primeros quieren dejar al margen y los segundos dicen que "no hay diputados de primera y diputados de segunda". Ante esta discrepancia, Sirvent ha aclarado que no entrarán en este debate, porque consideran que no se tendría que aplicar a ninguno de los diputados procesados por rebelión.

El auto de Llarena "responde a la sed de venganza", ha denunciado la diputada cupera, que también ha avisado de que no sirve una sustitución "para dos días". Lo ha considerado una "respuesta a la cultura del miedo".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat