Las portadas de hoy son un tutti-frutti. No hay un asunto común —eso no es bueno ni malo sino todo el contrario— aunque destaquen dos. Todos los diarios de Barcelona presentan, más destacada o menos, la decisión del Govern de trasladar la gestión de las residencias de mayores del Departament de Treball y Afers Socials al de Salut. La otra cuestión es si la Unión Europea existe para hacer frente a la pandemia o hemos entrado en un sálvese quien pueda estado por estado, entre los que quieren "mutualizar" —repartir entre todos— los costes económicos y los otros que quieren poner condiciones porque les da la impresión que quieren tomarles el pelo y la caja.

En general, la pinta que tiene el día de hoy en las portadas es que los estados no tienen un plan claro ni liderazgo suficiente para atacar la crisis sanitaria y sus consecuencias económicas y sociales. Un día dice que los impuestos no se aplazan. Al siguiente que sí, que se aplazan. Al otro explican que lo están peinando. Al siguiente piden un poco de paciencia, que ya va. Ídem con la cuestión educativa. ¿Se acabará el curso? ¿Cómo se examina, si se examina? Más aún: las cifras sobre la Covid-19, ¿son las que nos dicen? ¿Es relevante que sean exactas? Otrosí con el desconfinamiento. ¿Es el 26? ¿No? ¿Con qué progresividad?

Las portadas preguntan sin preguntar si hay alguien al volante.

A eso se añaden los intereses domésticos de algunos diarios. Dos casos como ejemplo. Hace unos días, El Mundo armó un lío con una información confusa de la que se deducía que sólo deben usar mascarilla los infectados y los sanitarios. Resulta que es al contrario, que es recomendable que las utilicen todos los que salen a la calle. Como rectificar les da vergüenza o hiere su orgullo, siguen enredando a la gente aun hoy al decir que ni con mascarillas ni sin. Aclarémoslo: el Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades de la UE recomienda su uso a toda la población.

Otro diario que hace el ridículo con sus manías caseras (incluso familiares en este caso) es El Periódico, que mantiene la persecución y el descrédito del doctor Oriol Mitjà. Hace unos días una columnista del diario le trató de cínico después de torcer unas declaraciones del médico. Aunque Mitjà escribió al diario rectificando la desinformada opinión con la mano abierta, hoy se vuelven en contra suya porque falló su pronóstico del día "del colapso de las UCI". No se colapsaron, gracias a Dios, pero sí llegaron al pico de ocupación. Además, qué importa?

A uno y otro diario les sería más fácil aceptar que quien tiene boca se equivoca. Pero no. En fin.

LV

EPC

EPA

AHORA

EP

ME

ABC

LR

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat