La situación en las residencias de ancianos ha sido uno de los puntos de máxima inquietud del Govern desde que se agravó la crisis del coronavirus en Catalunya. Las alarmantes cifras de víctimas registradas, que anoche alcanzaron los 1.123 muertos, han obligado al Govern a mover pieza hasta tocar la estructura del propio reparto de competencias dentro del ejecutivo. A partir de ahora el departamento de Salut centralizará la respuesta a las residencias asistenciales que hasta ahora tenía Treball i Afers Socials.

El tema ha sobrevolado las relaciones entre los dos socios de Govern. El presidente, Quim Torra, expresó la semana pasada públicamente el descontento por la forma como se estaba gestionando esta cuestión que afecta a dos departamentos dirigidos por ERC, el de Treball i Afers Socials, que encabeza Chakir el Homrani y el de Salut de Alba Vergés.

Según fuentes de presidencia, Torra trasladó ayer al vicepresident, Pere Aragonès, la necesidad de adoptar medidas concretas en relación a este tema. La conversación se produjo después de la reunión del Govern y el presidente habría reclamado, según estas fuentes, que se hiciera evidente de cara a la opinión pública que el ejecutivo reaccionaba tomando medidas ante esta crisis.

Desde el entorno del vicepresident, en cambio, se asegura que la decisión no ha obedecido a una indicación expresa del president sino que hacía días que desde los dos departamento afectados se estudiaban las medidas para agilizar la respuesta ante la grave afectación de la pandemia en las residencias de ancianos y que, finalmente, anoche en una reunión de los dos consellers republicanos con el vicepresident, se decidió centralizar las competencias a Salut.

Retraso en la rueda prensa

La decisión fue adoptada por los tres departamentos, y Torra no lo ha sabido hasta poco antes de empezar la rueda de prensa donde se ha anunciado públicamente. De hecho, ante las dificultades del vicepresident para comunicar con Torra para hacerle saber el nuevo reparto de competencias entre los departamentos, la rueda de prensa que habitualmente se celebra a las 13 horas no se ha podido poner en marcha hasta las dos menos cuarto.

Precisamente, esta mañana Torra ha mantenido una reunión por videoconferencia con el sector de las residencias de ancianos donde ha participado el conseller el Homrani y durante la cual los responsables de este sector han transmitido su malestar. Ayer las doce menos cuarto de la noche, el departamento de Treball y Benestar Social había comunicado que el número de víctimas por el coronavirus en las residencias ascendía ya a 1.123 personas.

Esta no era la primera vez, según fuentes de presidencia, que Torra intervenía por la situación de las residencias. Según estas fuentes, fue el presidente quien pidió que compareciera a las ruedas de prensa del Procicat el conseller de Treball, que durante su enfermedad, fue sustituido por el secretario de Benestar, Francesc Iglesias.

De hecho, el debate sobre la gestión conjunta de las competencias de Benestar i Família con las de Treball viene de lejos y ya surgió durante la negociación para la constitución del gobierno entre ERC y JxCat. Ante la apuesta republicana de juntar estas materias en un mismo departamento, JxCat defendió una gestión separada. Finalment, sin embargo, se impuso el criterio de Esquerra.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat