Los ministros de Economía y Finanzas de España, Italia, Francia y Alemania reclaman un impuesto mínimo global del 15% a las empresas. En el marco de la reunión del G7 en Londres, los ministros Nadia Calviño, Daniele Franco, Bruno Le Maire y Olaf Scholz ven la propuesta de establecer un tipo mínimo del 15% a las empresas como un "inicio prometedor" de la cumbre. En una carta publicada este viernes por el diario británico The Guardian, los ministros aseguran que "la introducción de un sistema impositivo internacional más justo y eficiente ya era una prioridad antes de la crisis y será todavía más necesario para salir".

El artículo llega después de que el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, también se haya mostrado favorable a fijar un tipo mínimo del 15% para las empresas. "Tenemos la confianza en que encontraremos la ocasión necesaria para alcanzar un acuerdo global en el G20 en Venecia en julio. Está al alcance", dicen.

El 'dumping fiscal' de las tecnológicas

Los ministros de Economía y Finanzas de España, Francia, Alemania e Italia consideran que ha llegado el momento de cerrar un acuerdo que defina un nuevo sistema fiscal internacional, de manera que se establezca un impuesto mínimo de sociedades y que los gigantes digitales paguen impuestos allí donde obtienen sus beneficios.

A juicio de Madrid, Berlín, París y Roma, la crisis "ha acentuado las desigualdades" y ha favorecido que las multinacionales eviten pagar el impuesto de sociedades buscando países con menor presión fiscal, alguna cosa que la opinión pública no seguirá aceptando.

En el artículo, los ministros argumentan que la crisis ha beneficiado las grandes compañías tecnológicas más que en cualquier otro sector y que "el hecho de que su negocio sea en línea no quiere decir que no tengan que pagar impuestos". Además, remarcan que, en un momento de aumento de las desigualdades, las multinacionales tienen estrategias para evadir impuestos.

"El dumping fiscal no puede ser una opción en Europa ni en ningún país del mundo. Esta práctica sólo llevaría a una caída todavía mayor de la recaudación del impuesto de sociedades, más desigualdad y la imposibilidad de financiar los servicios públicos básicos," agregan.

Por eso, la posibilidad de un acuerdo sería un fuerte empuje para el multilateralismo e indicaría "el compromiso de trabajar juntos sobre en los asuntos de mayor trascendencia global".

La cumbre del G7

Los ministros de Finanzas del G7, Reino Unido, Alemania, los Estados Unidos, Francia, Japón, Italia y el Canadá, más la Unión Europea, se reúnen este viernes y mañana en Londres, antes de la cumbre de líderes del grupo que se celebrará en Inglaterra entre el 11 y el 13 de junio.

Si bien España no forma parte del G7, Calviño, que es también vicepresidenta segunda del Gobierno, ha firmado la misiva para ser la cuarta economía de la Unión Europea y para mostrar la unidad en el bloque europeo.

El Reino Unido, anfitrión de la cita ministerial y de la cumbre de líderes del G7 al contado inglés de Cornualles, se ha mostrado "optimista" en las últimas horas sobre la posibilidad de un acuerdo, según fuentes gubernamentales.

"Durante más de cuatro años, Francia, Alemania, Italia y España hemos trabajado conjuntamente para crear un sistema fiscal internacional adaptado al siglo XXI. En este tiempo, ha habido mucho tira y afloja. Es el momento de llegar a un acuerdo", escriben los firmantes.

En caso de prosperar este acuerdo, tendrá que ser evaluado por el G20 y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

 

Foto principal: la ministra español de Asuntos Económicos, Nadia Calviño / Europa Press

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat