España lo ha vuelto a hacer. La selección española se ha coronado como campeona del mundo por segunda vez después derrotar a Argentina en la final del Mundial (75-95). Los españoles han vuelto a Pekín, donde consiguieron la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 2008, para ganar el oro.

Primer oro en Japón y segundo en China

La selección española querrá jugar siempre en tierras asiáticas. Fue en Japón donde saboreó por primera vez el oro mundial (2006). Aquel combinado nacional liderato por Pau Gasol, Navarro, Calderón y Felipe Reyes coronó una generación fantástica que se ha prolongado hasta día de hoy.

Con jugadores nuevos con capacidad de liderazgo como Marc Gasol y Ricky Rubio ha provocado el segundo Mundial en el palmarés de España. Argentina también ha luchado por el segundo cetro mundial después del conseguido en 1950, pero los de Scariolo han sido más superiores este domingo y se han acabado imponiendo.

Ninguna de las dos selecciones era favorita para conquistar este campeonato, pero a base de buen baloncesto, unidad y coraje han llegado a la gran final. La selección española ha salido enchufada desde el inicio y ha confirmado las grandes sensaciones de un equipo que ha ido de menos a más en el torneo celebrado en China.

Defensa excelsa de España

El Wukesong Sport Center de Pekín ha disfrutado de una auténtica exhibición de los españoles. Una de las claves de la victoria ha sido eliminar del partido a Luis Scola, el veterano argentino que ha sido de los mejores jugadores del Mundial pero que no ha aparecido en la final. España ha estado excelsa en la defensa gracias a las intervenciones de Rudy, Claver, Marc Gasol y Ribas.

Laprovittola y Campazzo intentaban aguantar a Argentina, pero no podían con las embestidas de los de Scariolo. El primer tiempo ha sido claramente de dominio español y el tercer cuarto ha sido la certificación de quien sería el campeón. España ha llegado a la diferencia de más 21 puntos en el tercer cuarto, un auténtico abuso.

Imprecisiones y errores de España en el último cuarto en el que han destacado Laprovittola y Deck. Ricky Rubio y Llull se han encargado de eliminar cualquier fantasma y no han dejado que Argentina rompiera la frontera de los 10 puntos de diferencia.

Alegría por doble de Marc Gasol y Rudy Fernández que ya tienen su segundo Mundial. Ricky Rubio ha sido el MVP del torneo. En definitiva, España brilla en Pekín y ya es el nuevo campeón del mundo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat