Tal como era de esperar y siguiendo el protocolo que se ha establecido en Italia, este lunes el Barça ha pasado un control de temperatura al avión justo en la llegada del equipo a Nápoles. La medida, como prevención por el coronavirus que esta causante pánico en el país transalpino.

Hasta seis personas han muerto en los últimos días en el norte de Italia a causa del coronavirus y otras 219 han quedado contagiadas, según ha informado el jefe de la Protección Civil italiano. La mayoría de los contagiados, aunque están en el norte de Italia, no tendría que poner en alarma a los asistentes al partido de este martes en la ida de los octavos de final de la Champions League.

Precisamente el Barça explicó a ElNacional.cat el pasado domingo que "en la zona no hay riesgo". Partido disputado en el estadio de San Paolo, en Nápoles, situado en la zona centro-sur de Italia. Y el Barça ha pasado el control rutinario: persona por persona han tomado la temperatura de toda la expedición antes de bajar del avión y dirigirse hacia el hotel.

El coronavirus, sin embargo, está marcando la agenda en Italia, que incluso ha hecho cancelar partidos de la Serie A y ha provocado la anulación de todos los acontecimientos deportivos previstos en Lombardía, Piamonte y Veneto.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat