Por sorprendente que pueda parecer, hasta siete días antes de que se produzca un ictus, pueden aparecer síntomas que hagan sospechar lo que va a ocurrir. Algunos de ellos pueden ser muy evidentes y si se tienen en cuenta y se aplica un tratamiento urgente, se pueden prevenir daños graves al cerebro.

El ochenta por ciento de los accidentes cerebrovasculares son isquémicos y están causados ​​por el estrechamiento de las arterias grandes o pequeñas del cerebro o por coágulos que bloquean el flujo sanguíneo al cerebro. A menudo están precedidos por lo que se conoce como un ataque isquémico transitorio (AIT), un accidente cerebrovascular de advertencia o mini accidente cerebrovascular que muestra síntomas similares a un accidente cerebrovascular, generalmente dura menos de cinco minutos y no daña el cerebro.

 Silueta ictus

Hasta siete días antes del ictus pueden aparecer síntomas 

Son varios los estudios que han demostrado este tipo de síntomas precursores de estos ataques. Uno de estos trabajos científicos, publicado en la revista Neurology, examinó a 2.416 personas que habían sufrido un accidente cerebrovascular isquémico. En 549 pacientes, los AIT se experimentaron antes del accidente y, en la mayoría de los casos, ocurrieron dentro de los siete días anteriores: el 17 por ciento ocurrió el día del accidente cerebrovascular, el 9 por ciento el día anterior y el 43 por ciento en algún momento durante los siete días. antes del accidente cerebrovascular.

Los ataques isquémicos transitorios suelen durar tan solo unos minutos, por lo que es necesario estar muy pendientes en las personas de riesgo. De hecho, en tan solo una hora, pueden haber desaparecido por completo y rara vez permanecen más allá de un día. Son parecidos al ataque en sí, pero de forma más leve generalmente: sensación de debilidad, entumecimiento o parálisis del rostro o extremidades, normalmente de un lado del cuerpo. Sensación de confusión, problemas con el habla, pérdida de visión de un ojo o de los dos, problemas de equilibrio y coordinación son también posibles síntomas que se pueden presentar. Durante los siete días previos al ictus, es posible sufrir más de un episodio de este tipo.

Las personas que tienen un mayor riesgo de sufrir un ictus y por lo tanto deben estar más atentas a este tipo de síntomas son los que presentan los siguientes factores desencadenantes. Por un lado, los factores de riesgo establecidos como la hipertensión, el colesterol elevado, la diabetes mellitus, el tabaco o la fibrilación auricular, la arritmia más común. Y por otro se encuentran los factores potenciales como la obesidad, la inactividad física, la intolerancia a la glucosa, la nutrición deficiente, el alcoholismo, la terapia hormonal sustitutoria/anticonceptivos, los procesos inflamatorios y la apnea del sueño.

Ictus

Los AIT pueden preceder a la aparición del ictus

Se calcula que aproximadamente una de cada cinco personas no es capaz de identificar ningún síntoma de ictus, a pesar de que la detección temprana es fundamental. Por cada minuto en el que una persona sufre detención o disminución de la circulación de sangre en el cerebro se pierden 1,9 millones de neuronas y 14 billones de conexiones neuronales y una hora supone un envejecimiento cerebral de 3,6 años y una pérdida de 120 millones de neuronas.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat