Ahora que hay más tiempo para desayunar en casa, es importante que los más pequeños hagan un desayuno completo. Y no solo en referencia a que sea completo en cuanto a nutrientes, sino cómo presentárselo de forma atractiva para que se alimenten de forma correcta.

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), el desayuno es una comida fundamental para los más pequeños. Ya no se repite el mantra de que es la comida más importante del día, pero en el caso de los niños está claro que les ayuda a mantener la concentración y la capacidad de esfuerzo durante la mañana.

Desayuno frutas

Ahora que tienen una larga lista de deberes en el hogar, es importante afianzarles el hábito de alimentarse correctamente nada más levantarse y que el desayuno cubra entre un 20 y un 35% de las necesidades calóricas diarias de su día a día, porque después de las horas de sueño y ayuno el cuerpo necesita la energía del desayuno para empezar las actividades. La recomendación de la mayor parte de los nutricionistas es tomar leche o derivados lácteos, cereales y fruta fresca o zumo natural para aportar energía, proteínas y vitamina.

Como decíamos antes, es importante establecer una rutina, levantarse a la misma hora y comenzar a desayunar en la mesa, y no de pie ni de cualquier manera. Debe durar al menos 15 minutos. Los expertos creen también que se debe hacer en familia para que los niños copien los buenos hábitos de sus padres y para establecer un rato en familia antes de comenzar las tareas.

Otro consejo es el de ser flexibles siempre que se tenga en cuenta una serie de criterios de alimentación saludable. Si un niño no quiere leche por las mañanas, se le puede ofrecer un yogur o mantequilla. La recomendación de tomar cereales también ofrece diferentes alternativas: tostadas, rebanadas de pan integral, avena, muesli…, solos o con trozos de frutas como manzana o plátano, o incluso pasas mezclados con yogur natural.  Presentarles la comida de forma atractiva a veces es un trabajo sencillo y tiene grandes beneficios, sobre todo en los más pequeños.

Desayuno completo

Hay alimentos y platos que son una buena alternativa por las mañanas y que van más allá de los clásicos desayunos saludables del pa amb tomàquet o los cereales integrales. Recetas que incluyan el aguacate o incluso guacamole, el porridge de avena, mezclas de fruta con chocolate negro son opciones distintas y que suelen dar buen resultado. Y no se puede olvidar el huevo, que tiene una gran cantidad de aminoácidos. Estos últimos sin abusar, porque en el caso de los niños no deben tomar más de 5 por semana. Siempre acompañado de un lácteo y de una fruta.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat