Existen muchos tipos de leucemia, el tipo de cáncer de sangre más común en todo el mundo. Se produce cuando los glóbulos blancos, una de las tres células sanguíneas que existen, crecen de forma descontrolada e impiden la correcta proliferación de las otras dos. Esto provoca problemas en el transporte del oxígeno a los tejidos, en la curación de las infecciones o en el control de las hemorragias, empeorando la salud de las personas que lo padecen. Se calcula que, según datos de la OMS, en 2018 se diagnosticaron 437.033 nuevos casos y murieron 309.006 personas en todo el mundo

Generalmente el tratamiento consiste en la aplicación de quimioterapia, aunque al existir varios tipos de leucemia se han de tener en cuenta las características propias de cada caso. En los últimos años se ha estado investigando en la fabricación de una nueva vacuna terapéutica (que estimule la acción del sistema inmunológico para hacer frente a la enfermedad) y parece que desde China llegan buenas noticias en este sentido.

LeucemiaImagen microscópica de la leucemia

Investigadores del Instituto de Ingeniería de Procesos (IPE) de la Academia China de Ciencias y del Hospital Zhujiang de la Universidad Médica del Sur han desarrollado un nuevo tipo de vacuna terapéutica, tal y como se recoge en un estudio publicado en la revista Nature Biomedical Engineering.

La vacuna se ha desarrollado mediante el uso de microcápsulas de ácido poliláctico que contienen un nuevo péptido epítopo –es decir, que incluye un antígeno que es capaz de provocar una respuesta inmunitaria– y un anticuerpo anti PD-1, que evita que las células tumorales no sean reconocidas por el sistema inmune. Y aunque el rendimiento terapéutico aún no alcanza las expectativas de los expertos, se trata sin duda de un paso importante en la lucha contra esta enfermedad.

“Nuestros hallazgos clínicos revelaron la alta expresión de EPS8 y PD-1 / PD-L1 en pacientes con leucemia, que podrían usarse respectivamente como un nuevo tipo de antígeno de leucemia y un objetivo para el desarrollo de una vacuna”, ha asegurado el profesor LI Yuhua de Hospital de Zhujiang.

En esta nueva vacuna, con una sola dosis, las microcápsulas que se introducen y diluyen provocan la liberación del péptido y el antígeno, que provocan una mejora significativa en la activación de linfocitos T citotóxicos (CTL) específicos, que reconocen las células infectadas o transformadas y las destruyen.

JeringuillaLa vacuna se ha desarrollado mediante el uso de microcápsulas de ácido poliláctico

La formulación a base de microcápsulas demostró ser más eficaz que otros modelos terapéuticos desarrollados hasta la fecha, como por ejemplo el uso de un adyuvante, una sustancia que se usa para reforzar la respuesta inmunitaria en las vacunas. “Con las ventajas del material de ácido poliláctico, la conveniencia en la preparación de la formulación de la vacuna, la diversidad de sus componentes y el excelente efecto terapéutico, la vacuna basada en microcápsulas exhibe un gran potencial para su utilización clínica”, aseguran los científicos que han participado en ella.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat