Este verano, acudir a la piscina requiere cumplir una serie de normas de prevención de la Covid-19, que principalmente consiste en mantener la distancia de seguridad necesaria e higienizar las manos cuando sea posible. Las piscinas, generalmente, tienen un aforo permitido, por lo que el baño no es tan libre como en otros veranos, pero aun así se puede disfrutar de ellas y aprovechar los beneficios que el medio acuático ofrece a la hora de hacer ejercicio y contribuir a la pérdida de peso. Sobre todo en aquellos casos en los que se ha cogido unos kilos durante el confinamiento.

Bajo el agua se puede llevar a cabo actividad que, de una forma sencilla, fortalece los músculos de las piernas, el abdomen o la espalda. Además, en el agua, al reducirse la fuerza de la gravedad, se puede hacer un ejercicio intenso con menos esfuerzo. Flotar permite que las articulaciones no soporten el peso ni estén sometidos a presión. Por este motivo, aquellas personas que padecen enfermedades de carácter musculoesquelético o reumático, se pueden ver muy beneficiadas de este tipo de ejercicios. Esta es una guía de algunos de los que se pueden hacer.

Hombre piscina

Correr bajo el agua

Correr es un ejercicio de intensidad que puede ser muy útil para perder peso pero que, debido a que es una actividad de impacto, no todo el mundo puede hacer, fundamentalmente aquellos que padecen problemas en los huesos. Pero no ocurre lo mismo bajo el agua, donde se puede hacer sin necesidad desplazarse.

La mejor forma de hacerlo es situarse en el borde o una zona central de la piscina. Hay que hacer series de mayor intensidad durante dos o tres minutos y luego descansar para volver a repetir de nuevo cuatro veces. Es aconsejable mover también los brazos como si se estuviera corriendo fuera del agua.

Abdominales

Al igual que ocurre con la carrera, en el agua se pueden hacer abdominales reduciendo mucho el impacto que podría tener sobre el cuello u otras articulaciones, por lo tanto los pueden hacer un mayor número de personas.

Se debe apoyar la espalda contra la pared y los codos en el borde de la piscina. A continuación, estiran las piernas y se comienza a realizar movimientos que pueden ser de levantar una pierna después de otra o un movimiento de pedaleo sacando y metiendo las piernas de debajo del agua. Al mismo tiempo, hay que contraer el abdomen. Hacer cinco o seis series de dos minutos cada una y otros dos descansando.

Saltos en la piscina

Aunque parezca algo de niños, lo cierto es que no requiere mucho esfuerzo y mejora la musculatura del tren inferior y activa el metabolismo. Consiste en realizar quince saltos pegando las rodillas al pecho.

Piernas piscina

Ejercicios para las piernas

Para fortalecer glúteos y piernas, hay que ponerse boca abajo en el agua agarrándose al borde de la piscina y estirar las piernas. A continuación, se debe hacer el gesto de nadar a mariposa con las piernas dando una fuerte patada hacia atrás. En total, se pueden hacer tres series de diez patadas descansando entre ellas.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat