Vox ha anunciado que -después de agotar todos los trámites en el marco del Parlament- duró en el Tribunal Constitucional (TC) el veto a su senador de designación autonómica que han acordado este martes en Junta de Portavoces los grupos independentistas y los comuns.

El grupo de extrema derecha ha despreciado la fórmula Imperiali y ha anunciado a través de su portavoz en la Cámara catalana, Joan Garriga, que pedirán al TC un recurso de amparo con medidas cautelares para evitar que su senador sea vetado.

 

"Están haciendo un cordón a los más de 200.000 votos que tuvimos en esta región tan amada por nosotros que es Catalunya. Hemos investigado sobre este sistema que quieren aplicar y sólo se ha utilizado en Italia en 1956 y en Ecuador. No hay ningún otro país que se aplique. Podemos concluir que este sistema lo podemos bautizar como una imperial estafa", ha lanzado Garriga.

Vox se ha referido de esta manera al cambio de método para designar a los senadores de la Cámara. Y es que será la primera vez que el Parlament adopte este sistema, ya que habitualmente se ha utilizado el sistema de restos mayores y, en alguna ocasión, se han asignado a partir de la ley de Hont. Si se aplicara cualquiera de estos dos cálculos, el partido ultraespañolista habría tenido un senador.

Diputados Parlament Pau de la Calle

El portavoz de Vox, Joan Garriga, en la Junta de Portavoces de este martes / Foto: Pau de la Calle

El apoyo de Cs y PP

Ciudadanos y el PP han salido a defender Vox ante la intención de los grupos independentistas y los comuns de vetar a su senador por designación autonómica. Después de que se reuniera la Junta de Portavoces este martes por la mañana, el portavoz de Ciutadans, Ignacio Martín Blanco, y el líder del PP, Alejandro Fernández, han tildado de "antidemocrática" esta acción.

"Las ideas de Vox pueden gustar más o menos, puedes pensar que son iracundas. Pero estamos en una democracia y los resultados son los que son. Vox es una minoría lo bastante consistente", ha defendido Martín Blanco, calificando de "inadmisible" que estos cuatro partidos quieran aislar al grupo de extrema derecha.

El dirigente naranja ha rechazado que esta medida sea "antifascista" y, por el contrario, lo ha calificado de "totalitario". "Es una actitud contraria al pluralismo y es un precedente nefasto para la democracia aislar un grupo de la vida parlamentaria y pública por su ideología", ha reprobado, añadiendo -en la misma línea que venden defendiendo a los socialistas los últimos días- que para combatir a Vox se tiene que hacer "con ideas y políticas". "Es una cosa que haremos desde Ciudadanos, desde nuestra vertiente liberal", ha aclarado.

Por su parte, el líder popular se ha mostrado tajante con esta cuestión: "A Vox le corresponde un senador, no porque lo diga yo sino porque así lo decidieron los catalanes en las urnas".

Preguntado sobre si su grupo emprenderá acciones legales si el veto al senador ultraderechista sale adelante, Fernàndez lo ha descartado asegurando que es Vox quien lo tendría que hacer. Fernández también ha confirmado que no se ha pedido el posicionamiento de los letrados al respecto.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat