Las piezas del complejo proceso de reordenación del espacio puigdemontista empiezan a encajar. El president en el exilio, Carles Puigdemont, ya controla el partido Junts per Catalunya (JxCat). Carles Valls Arnó, alcalde de Balenyà, próximo a Puigdemont y al presidente de la Crida, Jordi Sànchez, es el nuevo presidente de JxCat. Así lo ha avanzado Catalunya Informació y lo ha confirmado ElNacional.cat en fuentes de la formación.

Junts per Catalunya ha sido la marca electoral del también denominado espacio postconvergente desde las elecciones al Parlament del 2017, y ha concurrido también a las posteriores elecciones generales españolas, municipales y europeas. Las listas las han integrado miembros del PDeCAT —la formación sucesora de la extinta Convergència Democràtica—, la Crida y varios grupos de independientes del entorno de Puigdemont.

registre Ministeri Interior Junts per CatalunyaRegistro de Junts per Catalunya en el Ministerio del Interior, donde figura Carles Valls como nuevo presidente

 

El PDeCAT y la propiedad de JxCat

El PDeCAT ha sostenido hasta ahora que era el propietario de la marca JxCat y que la había registrado como partido en el Ministerio del Interior. Sin embargo, en realidad, quien lo había hecho era una militante, Laia Canet, quien, a la vez, ostentaba la presidencia. Canet la ha cedido ahora a Carles Valls, según las fuentes consultadas por este diario. Desde el PDeCAT se ha asegurado a Europa Press que disponen de documentos que indican que no se puede llevar a cabo la operación de cambio de nombre en el registro de partidos y que harán las "acciones" que consideren oportunas.

En consecuencia, el llamamiento que hicieron Puigdemont, los presos políticos y varios cargos electos de JxCat a articular una nueva organización donde confluya el espacio puigdemontista y postconvergente se concretará el 25 de julio en el congreso del partido Junts per Catalunya, que de esta manera tendrá plena operatividad como formación política. Hasta ahora ha funcionado, en la práctica, como una sigla electoral.

El proceso de reordenación interna ha chocado hasta ahora con las reticencias de la dirección oficialista del PDeCAT que, encabezada por David Bonvehí, se niega a disolverse dentro de JxCat y reclama un pacto —similar al de los socios de la antigua CiU— por el cual acceda al 50% de los cargos orgánicos y puestos en las listas electorales.

David Bonvehi Consell Nacional ACNDavid Bonvehí, presidente del PDeCAT, en el consell nacional del partido / ACN

La Crida i Independentistes d'Esquerres

Ante la falta de acuerdo, después de meses de negociaciones, Puigdemont ha puesto la directa y el control directo de JxCat como partido le facilitará su objetivo. Bonvehí y los suyos quedarían abocados a la ruptura interna del PDeCAT y con JxCat, aunque no se descarta un acuerdo de última hora que facilite la integración.

Mientras, la Crida, que lideran Jordi Sànchez y Toni Morral, ha convocado una consulta interna a sus asociados para disolverse en JxCat y grupos de independientes, como Independentistes d'Esquerra, encabezada por el alcalde de Montblanc y exmiembro de ERC Josep Andreu, también se han posicionado a favoy que se cree una única organización política liderada por Puigdemont.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat