Aquí se ha dicho mucho y medio en broma que comentar portadas de diario va más con la quiromancia que con una ciencia positiva. Bueno, en serio: que comentar portadas sea una artesanía inexacta no quiere decir que la portadología sea un invento fortuito, un hallazgo accidental, un talento casual. No. Parte de ese arte son criterios y pautas que provienen de la experiencia, de conocer la gramática parda de estas peculiares instituciones impresas y la mecánica de las redacciones, y de una cierta taxonomía adquirida de los y las periodistas. A estas alturas quizás te estás preguntando a qué viene todo esto y si estás perdiendo el tiempo. ¿Es una excusa para alargar el comentario? ¿Es que hoy no hay nada de sustancia para comentar? ¿Es señal de que el autor sufre alguna avería?

Pues no. Esta explicación convenía porque hoy es un día que te permitirá aprender la práctica de uno de esos criterios o pautas utilísimos para glosar portadas y adivinar el corazón de los diarios. Porque el corazón de la prensa se ve en la portada, que es al diario lo que la cara a una persona. La portada es una expresión fija, un gesto, pero a los diarios se les conoce todo por la portada. Bien. Pues hoy hay tres hechos relacionados con derechos y libertades que pintan de arriba a abajo el estado de la Democracia Consolidada™ y la Monarquía Moderna™ de que gozas. Comprobando cuántos aparecen en las portadas y cuál es el espacio que ocupan, puedes hacerte una idea cabal de la sensibilidad del diario en cuestión, de qué es lo que hace latir su corazón.

El primer hecho es la decisión del fiscal de recurrir el tercer grado de los presos políticos ahora que ha pasado la campaña electoral, mira qué casualidad. El segundo es el encierro en el rectorado de la Universitat de Lleida del rapero Pablo Hasél, condenado por llamar ladrón y corrupto a Juan Carlos I, ahora fugado a los Emiratos. La policía tendrá que ir a buscar a Hasél si quiere encarcelarlo. El último hecho es la absolución de Cristina Cifuentes, expresidenta de la Comunidad de Madrid, en el caso del máster falseado. La misma sentencia que la absuelve por "falta de pruebas", condena a 18 meses de prisión a una profesora de la universidad Rey Juan Carlos por falsificar el acta de un examen, y a tres años a una asesora de Cifuentes por presionar a la profesora. No sufras: es casi imposible comprender por qué la han absuelto.

Tienes el criterio y tienes los hechos. Ahora puedes valorar las portadas tú solito. Las encontrarás al final de este texto, como siempre. Sólo un espóiler. ¿Cuál dirías que es el diario que no lleva ninguna de estas historias en portada? Exactamente! El Mundo.

¡Escándalo! ¡Los indepes pactan entre ellos!

El País y El Mundo abren con sorpresa y escándalo artificiosos porque ERC (los secesionistas, como los llama el tabloide progre) quiere acordar entre ellos el Govern que viene. Nunca había ocurrido. Increíble. Ambos diarios parecen un niño de meses que se flipa al descubrir que tiene manos y pies y se los puede coger y jugar. Pero ninguno de esos diarios es ingenuo. Lo que seguramente quiere hacer El País es presentar como comportamiento sectario del independentismo la práctica habitual de cualquier Democracia Consolidada™: cuando no hay mayoría absoluta de un partido, los partidos que comparten objetivos se ponen de acuerdo para ajustar diferencias y gobernar juntos. Es un régimen político denominado democracia parlamentaria. Casualmente, es el que diseña el Estatut —también la Constitución española—. En cambio, El Mundo, siempre más chapucero, sólo quiere hacer quedar mal a Salvador Illa, en quien ve a un sustituto de Pedro Sánchez. También quiere generar pitote entre ERC, Junts y la CUP —no hace falta: ya se hacen daño solos.

Atención estos días a la crisis de la derecha española. A raíz del porrazo electoral en Catalunya del PP y de Ciudadanos, los sectores críticos de unos y otros se mueven y excitan. Cayetana Álvarez de Toledo tiene planes para el PP (resumen del resumen: sumar a Vox y su mercancía al proyecto). En una entrevista en El Mundo, ella descalifica a Pablo Casado como líder. El diario ultra le tiene la espalda bien protegida y se presta a segar la hierba bajo los pies del presidente del PP. La Razón cierra filas con Casado. La batalla promete. En Ciudadanos, Inés Arrimadas tiene que hacer frente a una contestación interna de cierta calidad, que incluye incluso a algunos de los fundadores y secuaces de Albert Rivera que siguen en el partido, como Pablo Hervías, ahora relegado. ABC dedica el póster de portada al asunto (y La Vanguardia la foto), quizás con afán de exponer el desbarajuste en el partido nacionalista español para favorecer al PP, que son los de siempre, abuela. Continuará.

EP

ME

ABC

LR

LV

EPC

EPA

AHORA

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat