Hace muchos meses que Celestino Corbacho mantiene una relación espléndida con Albert Rivera. Este fue un factor clave para incorporarse a la candidatura que encabezaba Manuel Valls. Y es la que explica también que confirmado el divorcio entre Valls y Ciudadanos que se traducirá en una separación en dos grupos municipales distintos, el exministro socialista y exalcalde de l'Hospitalet se incline a esta hora por quedarse con Cs. A pesar de ser la opción con más números, él mismo asegura que la decisión no es todavía definitiva. 

En una conversación con ElNacional.cat, Corbacho ha lamentado la ruptura porque le obliga a escoger. Y ha adelantado que no hará el anuncio oficial hasta que mantenga la conversación que tiene pendiente con la dirección de Cs, cosa que pasará este martes por la tarde. De hecho ya ayer lunes mantuvieron algún contacto. Por la mañana se ha visto con Manuel Valls, a quién ha expuesto la situación. La condición sine qua non, según él mismo ha confirmado a este diario, es que no se tenga que someter a la disciplina de partido. Es decir, que pueda conservar su independencia a la hora de ejercer su voto en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona. Sin obediencias, sin carnés.

Otro de los factores clave que explicaría que Corbacho apostara finalmente por Cs es la pasarela hacia la Diputación de Barcelona. Al partido naranja le corresponden cuatro diputados en el ente supramunicipal, que se constituirá previsiblemente el 28 de junio. Y Corbacho, que ya presidió esta institución, tiene un especial interés en poder formar parte de ella de nuevo. Él mismo ha reconocido en ElNacional.cat que cuando decidió volver a la política municipal era también para poder impulsar políticas que traspasaran la frontera de la ciudad y tuvieran que ver con el Área Metropolitana de Barcelona. Pues bien, en Ciudadanos también ven con buenos ojos esta posibilidad, la de enviarle a la Diputación de Barcelona como uno de sus representantes. Es decir, que podría ser concejal del Ayuntamiento de Barcelona y a la vez diputado.

En una rueda de prensa este mediodía, el portavoz de Cs en el Parlament le ha extendido una alfombra roja a Corbacho. "Nos sentiríamos muy honrados si viniera a nuestro grupo municipal, para nosotros es una figura importante, tiene una experiencia grandísima del mundo municipal", ha manifestado Carlos Carrizosa. Desde Cs disculpan a Corbacho, que como Valls también votó a favor de la investidura de Ada Colau, "vemos normal que él en aquel momento optara por aquello que su jefe de grupo estaba señalando, porque no estaba sometido a nuestra disciplina de partido". Sobre este último punto, como decíamos, condición indispensable de Corbacho, ha adelantado que si se incorpora al grupo de Cs, seguirá teniendo libertad de voto.

Ciutadans Albert Rivera Ines Arrimadas Mario Vargas Llosa Manuel Valls - Sergi Alcàzar
ayuntamiento barcelona Ciudadanos rompe con Manuel Valls Nicolas Tomás