El CNI (Centro Nacional de Inteligencia) dispone del programa de espionaje Pegasus, que se utilizó para acceder al teléfono móvil del president del Parlament, Roger Torrent, y de Ernest Maragall y espiarlos.

El programa de espionaje Pegasus, desarrollado por la compañía israelí NSO, sólo lo pueden comprar los gobiernos y las fuerzas y cuerpos de seguridad. Pegasus permite controlar y tener acceso a casi todo el terminal que se ha hackeado. Este programa permite al agresor oír conversaciones, leer mensajes, acceder al disco duro, hacer capturas de pantalla, revisar el historial de navegación y activar la cámara y el micrófono del móvil.

Este jueves El País asegura que el servicio secreto CNI cuenta con este sistema. El ministerio del Interior, que ha negado haber comprado el programa Pegasus, tiene al menos un programa similar.

Torrent pide investigar el CNI

El president Torrent ha exigido a la ministra de Defensa, Margarita Robles, que el Gobierno "abra una investigación al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y depure las responsabilidades correspondientes". Torrent está convencido de que se puede identificar una implicación de este organismo en su espionaje, que califica de "grave suceso" ya que "todos los indicios apuntan contra este". Además, también pregunta a Robles que aplique aquellos criterios de los que siempre ha defendido liderar cómo es el compromiso por la transparencia. Por eso, propone que el CNI se someta a las preguntas del Citizen Lab con la finalidad "de desvanecer dudas".

El citado medio explica que, aunque no se puede confirmar la fecha en que el CNI adquirió el programa de espionaje, sí que se sabe que hasta el 2015 el CNI y la policía española eran clientes de Hacking Team. compañía que compite con NSO. Los servicios de información españoles disponían de Pegasus, según algunas fuentes.

El ministerio del Interior, la policía española y la Guardia Civil niegan haber contratado nunca el programa de NSO. Por su parte, el CNI se limita a decir que "actúa siempre de acuerdo con el ordenamiento jurídico".

El proceso de pinchar un teléfono

El CNI tiene que seguir una serie de pasos antes de poder pinchar un teléfono para escuchar las conversaciones que se hacen desde el terminal. La secretaría de Estado y directora del CNI, Paz Esteban, tiene que pedir autorización a un magistrado del Supremo y este tiene 72 horas para aceptar o no la petición. La petición de escuchas de este tipo siempre tiene que ser "concreta y motivada y tiene que identificar el objetivo de la investigación telefónica".

Las fuentes consultadas por el diario recuerdan que desde el año 2015 se aprobó el Concepto Estratégico del CNI y se creó la Unidad de Defensa de los Principios Constitucionales; el procés independentista forma parte de los objetivos informativos del servicio de inteligencia.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat