La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha afirmado que el ejecutivo de Pedro Sánchez no tiene ninguna objeción a la retirada del monumento franquista de Tortosa y ha defendido que el "retraso en años" en quitarlo "no puede ser responsabilidad en absoluto de la administración general del Estado". En respuesta a una pregunta de la diputada de ERC en el Congreso Carolina Telechea durante la sesión de control de este miércoles, Calvo ha remarcado que todas las administraciones tienen la facultad de retirar simbología franquista, según la ley de memoria histórica del 2007, y ha instado a los republicanos a dar apoyo a la nueva ley para que estas retiradas sean "más ágiles".

Telechea ha afirmado que la Generalitat está comprometida con la "verdad" y la "reparación" mientras que ha reprochado la "inacción" del Gobierno. La diputada de ERC ha remarcado que es la Generalitat la que está dispuesta a asumir el coste de la retirada y ha esperado que el ejecutivo no ponga "trabas". Telechea ha afirmado que están a la espera de la respuesta de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Calvo ha explicado que el ejecutivo ya envió a la Confederación Hidrográfica del Ebro, que depende de la vicepresidencia cuarta de Transición Ecológica, informe preceptivo sobre la retirada que es "positivo y colaborador". "Estamos a días para producir esta respuesta", ha dicho.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat