La celebración del Aberri Eguna de este año ha sido, de nuevo, el marco de los partidos abertzales para explicitar su compromiso con las aspiraciones nacionales de Euskadi. Aunque siempre es una jornada con una intensa carga política, en los últimos años ha perdido relevancia. Históricamente el PNV aprovechaba la celebración para lanzar mensajes que eran contundentemente replicados desde Madrid. Ahora, el fin de la violencia de ETA y el proceso catalán han desplazado al País Vasco de la primera línea del debate público.

El anuncio de ETA de abandonar la actividad armada marcó un punto de inflexión. La tensión generada por el terrorismo se traducía en un enfrentamiento constante, que era una máquina replicadora de independentistas de 'todo o nada'. Según el último barómetro de opinión publicado por el gobierno vasco, los independentistas han pasado del 30 al 19% en sólo dos años. Y no sólo eso, un 38% de los encuestados están en contra de la independencia; la cifra más alta desde 1998. Por eso mismo, los nacionalistas vascos siguen con cierta envidia el proceso catalán. Uno de los objetivos de una jornada como la de este domingo, en la que se celebra el Día de la Patria, es escenificar la voluntad de no perder el tren de la soberanía y la mejora del autogobierno. Sobre todo en un contexto en el que Catalunya eclipsa cualquier debate en torno a esta cuestión y, sobre todo, para un partido como el PNV que gobierna y que históricamente ha sido un buen jugador de mus en las negociaciones con el Gobierno español.

Podemos se suma a la celebración

Por primera vez, un partido no nacionalista como Podemos ha celebrado la festividad. Ganaron las elecciones generales del 20D en el País Vasco y las encuestas pronostican ahora que la formación encabezada por Pablo Iglesias podría ser la segunda fuerza política en el Parlamento de Vitoria con una horquilla de 19-21 escaños. Las elecciones autonómicas están previstas para el mes de octubre y, tanto las encuestas, como el mismo Aberri Eguna, dejan entrever que habrá una encarnizada lucha por el voto nacionalista.       

El lehendakari Iñigo Urkullu abraza a Andoni Ortuzar

Aberri Eguna: tres escenarios, tres proyectos

Pamplona-Bilbao-Donosti. Este ha sido el triángulo geográfico de un Aberri Eguna, como siempre, dividido. Desde Bilbao y en plena operación de precampaña, el PNV ha anunciado que el lehendakari Iñigo Urkullu será su candidato a la reelección. El presidente de la ejecutiva, Andoni Ortuzar, ha dicho que el partido está dispuesto a hablar con la izquierda abertzale para construir una “nación vasca”. Aun así, Ortuzar –a quien escuchaban cerca de 10.000 personas– ha cerrado la puerta a la colaboración si se trata de impulsar una “Euskadi revolucionaria”. “Tienen que decidir si la prioridad es ser de izquierdas o abertzale”, ha exclamado. Por su parte, Iñigo Urkullu ha reivindicado un status político con soberanía compartida y voz propia en Europa.

Pernando Barrena (Sortu) en la manifestación de Pamplona

La izquierda abertzale se ha manifestado por las calles de Pamplona. Desde allí, el portavoz de Sortu, Pernando Barrena, ha insistido en que “la independencia es la única oportunidad para conseguir a una sociedad más igualitaria”. La manifestación la ha organizado la plataforma Independentistak con el apoyo de EH Bildu (Sortu, Eusko Alkartasuna, Aralar y Alternatiba). Su portavoz, Txutxi Ariznabarreta, ha cargado contra la estrategia de negociación del PNV con el gobierno de España. También contra Podemos por creer en “la democratización de España”. En este punto, el portavoz de la plataforma se ha reflejado en el proceso catalán y ha dicho que “la mejor manera de ayudar al proceso independentista de Catalunya es ampliarlo en Euskal Herria”. Arnaldo Otegi no ha participado en ningún acto público pero ha colgado este comentario a su perfil de Twitter. 

Finalmente, Podemos se ha estrenado en Donosti en un acto donde han participado poco más de 200 personas. La líder del partido en Euskadi, Nagua Alba, ha defendido el derecho a decidir libremente y ha clamado por un nuevo acuerdo de convivencia en Euskadi.    

Comunicado de ETA

ETA también ha aprovechado el Aberri Eguna para valorar la situación actual. A través de un comunicado, ha pedido "un acuerdo político sobre el derecho a decidir y que su materialización se convierta en el eje de la política vasca".  Asimismo, valoran positivamente el "cambio de ciclo", pese a que apuntan que no están en el escenario que habrían deseado porque "no se ha iniciado un proceso dialogado de paz y resolución, ni con los Estados ni entre las fuerzas políticas". 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat