El expresident de la Generalitat valenciana Eduardo Zaplana parecía estar al borde de la muerte hace pocos meses, lo que provocó campañas para exigir su liberación de la cárcel por “razones humanitarias” mientras su médico apuntaba que había riesgo de muerte inminente y que cualquier retraso en su tratamiento “comprometería seriamente su vida”. Hasta Arnaldo Otegi se sumó a la petición.

Pues bien, parece ser que la libertad ha obrado milagros y Zaplana ya ha obtenido el alta definitiva de su patología vinculada a la leucemia por la que era atendido por una Unidad hospitalaria a domicilio tras recibir el alta hospitalaria a mediados de febrero y ya pasea, con buen estado de ánimo, por la playa de Benidorm.

Así lo ha avanzado el diario Información de Alicante, que ha captado imágenes del expresident en su paseo diario por la arena de la playa.

Cabe recordar que Zaplana estaba recluido en prisión por su presunta vinculación con el caso Erial, pero que quedó en libertad provisional a principios de febrero de este año, pero no por su estado de salud sino porqué la jueza no apreció riesgo de fuga al tener bloqueado todo el dinero negro derivado de la causa investigada, un total de 6,3 millones de euros, razón por la cual su recuperación no indicaría un retorno a la cárcel.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat