Esta es una de las canciones que más me gustan de Simon & Garfunkel. Cuando la escucho, se me pone la carne de gallina y los ojos se me humedecen. Hay muchas canciones dedicadas a la amistad incondicional en las adversidades, y esta es una que mejor la retrata. Todos hemos visto puentes en nuestros ríos y arroyos, y también hemos visto aguas turbulentas, y sabemos cuán fuertes y bravas son las aguas río abajo en temporada de tormentas y lluvias. Muchos de nosotros no pensamos en que el agua que tiramos por la pila, la ducha y el lavabo formará parte de las aguas turbulentas de algún río. Las aguas de las alcantarillas pueden ir a depuradoras de agua, donde serán limpiadas de desperdicios, y también pueden ser esterilizadas de bacterias, pero no somos conscientes de que las aguas explican la historia más inmediata de las personas que vivimos a su alrededor.

Quizás muchos de nosotros creemos que cuando tiramos de la cadena o pulsamos un botón, el agua se lleva tubería abajo todo aquello que ya no queremos ni necesitamos, ya sea orina y excrementos, o cualquier otro residuo. Aguas abajo, aquello que los ojos no ven, el corazón no siente. Pero las aguas son analizadas en la depuradora, y pueden explicar qué está pasando a la ciudad o en el pueblo del lado. Evidentemente, también encontramos la huella, a veces muy evidente, de las industrias (textiles, papeleras, químicas...) que utilizan el agua para su funcionamiento, pero hoy sobre todo me querría fijar con los desperdicios domésticos. Quizás sabíais que se pueden encontrar restos del consumo de drogas en las aguas residuales, ya que buena parte de la droga consumida se pierde vía orina. Un estudio de la Comunidad Europea hecho con las aguas residuales de 70 ciudades europeas en el 2018, demostró que Bristol lidera el consumo de cocaína, y Barcelona es la que consume más en el sur de Europa (podéis consultar el mapa interactivo). Las aguas oscuras traen a la luz los excesos que pasan desapercibidos por el resto de la sociedad e, incluso, se pueden determinar los picos de consumo durante los fines de semana. Las aguas son "chivatos" de nuestras costumbres.

Otros estudios de aguas residuales también han determinado cuál es el consumo de medicamentos en las ciudades europeas. El ibuprofeno, el naproxeno y otros compuestos también se pueden identificar, y un estudio hecho a pie (en las alcantarillas principales de salida de aguas) de un hospital general, un hospital psiquiátrico y una residencia de gente mayor demuestra que la mayor parte del consumo de estos medicamentos se da en las casas particulares, dentro del ámbito individual. Estos compuestos químicos tan activos o sus derivados acaban en la orina y excrementos y, finalmente, en las aguas, con el peligro que pueden comportar estos compuestos químicos, en determinadas concentraciones, para los ecosistemas acuáticos terrestres y marinos.

Pues bien, no es extraño que en las aguas también encontremos restos biológicos de los agentes infecciosos, como bacterias y virus. Y el virus que más nos está preocupando últimamente es el Sars-Cov-2. La noticia de la semana corresponde a un artículo científico enviado a publicar (está colgado a medRxiv y, por lo tanto, se puede leer y consultar pero todavía no está revisado por otros científicos) por un reconocido grupo de investigación en virología de mi departamento en la Universidad de Barcelona. Es probable que hayáis oído en las noticias que se ha detectado presencia del genoma del virus y, por lo tanto, ya había personas infectadas por el Sars-Cov-2 en enero de 2020 en Barcelona, mucho antes de los primeros casos contabilizados. La detección de virus en aguas residuales actúa como centinela, nos avisa de la situación, incluso mucho antes de la que detectamos por otros sistemas. Pensad que, aunque el Sars-Cov-2 es un virus del sistema respiratorio, también lo excretamos vía fecal. Estos virus pasan al agua residual y en las muestras que se extraen en las depuradoras para el análisis de la calidad y composición del agua cuando llega nos da una foto de la realidad de la infección, sea conocida o no. Muchas personas pueden haber pasado la enfermedad de forma asintomática o muy leve, pero sueltan los virus en el excremento. Estas personas no se hicieron PCR de detección en aquel momento, pero la huella de la presencia del virus se detecta porque amplificamos su genoma en las muestras de aguas. Desde el pico el 13 de abril hasta finales de mayo, se han analizado semanalmente las muestras de agua procedente de dos depuradoras diferentes. Se observa cómo la carga viral va decreciendo con el confinamiento, hasta que el 25 de mayo es casi indetectable. Por lo tanto, además de los casos conocidos de contagio, podemos analizar las aguas residuales y tener otra visión del estado de la infección. Para confirmar los resultados, los investigadores no hacen una única prueba de PCR, sino que hacen 5 diferentes, amplificando 5 regiones del genoma del Sars-Cov-2. Encuentran una total concordancia, demostrando que las medidas son fidedignas.

La próxima vez que os paréis en un puente a ver las aguas turbulentas, pensad también que hay una foto de nuestra sociedad que las aguas se llevan río abajo

Analizando datos de agua congelada de diciembre hasta marzo, ya detectan que había casos en enero, al menos en Barcelona (parece que otros estudios determinan que en Francia ya hubo casos, no detectados como Covid-19, en diciembre), que debieron pasar desapercibidos como casos de gripe, hasta que estalló la pandemia y entonces, la carga viral detectada en las aguas también fue incrementando. Analizaron muestras de agua un poco más antiguas, del 2018 y 2019. Y aquí está donde viene la sorpresa, ya que muestras agua de marzo de 2019 se detecta Sars-Cov-2, usando dos PCR independientes. ¡Hey, detengámonos aquí! Estamos diciendo que cuando nadie tenía ni idea, ni de este virus ni de la Covid-19, ya había personas infectadas, pero después, en meses posteriores, no se detecta carga viral. ¿De dónde salieron aquellos virus de marzo de 2019? Barcelona es un hub, un lugar central en una gran red de movilidad para turismo y negocios, hay grandes acontecimientos y reuniones multitudinarias, congresos, conciertos, partidos, y la gente llega desde todo por todo el mundo. Muy probablemente, alguien (o varias personas) pasaron por Barcelona y dejaron su "pisada" vírica en las aguas pero, por suerte, la infección no se extendió como epidemia.

Uno de los resultados más interesantes del trabajo es que cuando la Covid-19 se va controlando en mayo, en la última semana, ya con PCR negativa con respecto al agua recogida en las depuradoras, si se analizan las aguas residuales directamente de las alcantarillas (aguas de lugares concretos), cuando todavía no se han diluido en todas las aguas comunes, podemos encontrar foco de PCR positivas. Lo que nos dice este resultado, es que las aguas residuales son como centinelas de nuestra salud. Ahora que conocemos qué queremos buscar y cómo encontrarlo, las PCR de aguas de las alcantarillas nos pueden indicar con precisión la presencia de la infección y el sitio probable de foco, antes, incluso, que el contagio masivo y los síntomas graves nos hagan ir al hospital.

La próxima vez que os paréis en un puente a ver las aguas turbulentas, pensad también que hay una foto de nuestra sociedad que las aguas se llevan río abajo. Las aguas son centinelas.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat