La pacífica Marcha por la Justicia, liderada por el opositor turco Kemal Kiliçdaroglu e inicada hace 25 días en un parque de Ankara tras el encarcelamiento de uno de sus diputados, ha concluido este domingo en Estambul con un mitin al que han asistido cientos de miles de personas, que han llenado las calles de la ciudad turca.

"¡Que nadie se piense que la marcha termina aquí!", ha avisado durant el acto Kiliçdaroglu, jefe del Partido Republicano del Pueblo (CHP), elmayor partido opositor, socialdemócrata y laico. "Este es el primer paso. El 9 de julio es un nuevo inicio, un nuevo nacimiento", ha agregado el líder opositor.

El dirigente político ha denunciado que "vivimos un tiempo de dictadura", en referencia al régimen del presidente Recep Tayyip Erdogan y su islamista Partido Justicia y Desarrollo, especialmente tras el intento de golpe de Estado de hace un año. Entre las exigencias de Kiliçdaroglu destacan la de levantar el estado de emergencia, liberar a los periodistas encarcelados, garantizar la libertad de prensa y expresión y fortalecer el sistema parlamentario y la educación secular.

Kiliçdaroglu, de 69 años, ha caminado solo los últimos mil metros del trayecto de 450 kilómetros iniciado el 15 de junio pasado, hasta llegar al lugar de la concentración, un parque del barrio de Maltepe, en el lado asiático de la ciudad del Bósforo. Durante estos días de caminata le han acompañado decenas de miles de personas.

"¿Por qué hemos caminado? Caminamos por la justicia que no existe, por los diputados encarcelados, por las víctimas de injusticia, por los periodistas en prisión, por los profesores despedidos", ha dicho el político socialdemócrata. Veli Agbaba, vicepresidente del CHP, ha comparado la de Kilicdaroglu con la "Marcha de la Sal" del Mahatma Gandhi en 1930, cuando tenía 61 años.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat