Emilio Montes es el sacerdote de la iglesia de Valdepeñas, en Ciudad Real, y uno de sus sermones se ha hecho viral y no por el contenido religioso. El pasado 4 de octubre, Montes se dirigió a sus feligreses para tratar temas económicos, un zasca de 10 minutos que se puede ver en el siguiente vídeo:

"Hoy será largo, no cortes", le dice Montes al cámara que graba para retransmitir la misa por Youtube. El sacerdote está disgustado con sus feligreses porque considera que aportan poco dinero a la parroquia y que se despreocupan de lo que han costado unas largas obras de 8 años.

"Nadie me ha preguntado cuánto ha costado la obra ni cuándo falta para terminar de pagarla", indica Montes antes de recordar que para costearla "la parroquia ha puesto 600.000 euros, el ministerio de Fomento 300.000, el ayuntamiento de Valdepeñas 170.000 e Iberdrola 50.000".

Después de hacer números, el sacerdote recuerda a los allí presentes que todavía faltan por pagar 80.000 euros.

Unos feligreses que "contribuyen poco"

Es en este momento cuando empieza la retahíla de reproches con acusaciones personales, nada de generalizar, el sacerdote está enfadado. Montes explica que nadie de la parroquia hace aportaciones importantes: "Nadie pone más de 50 euros al mes y hay algunos que sólo aportan 6", ha apuntado al mismo tiempo que ha destacado que "llevo 11 años aquí y catequistas y miembros de la parroquia de toda la vida no son capaces de dar más de 6 euros".

El cura, incluso, confiesa una pequeña trampa que hace a sus feligreses pero que no surge efecto: "Intento hacer trampa y decir a los que dan 6 euros que recordaba que me habían dicho subir a 10, y me siguen diciendo que con 6 ya están conformes".

Los funcionarios

Ahora la obra ya está acabada y Montes teme que algunos dejen de aportar lo que él considera una cantidad insignificante: "Ya hemos acabado y muchos pararán de aportar, y hablo de gente, de funcionarios, que me dicen que no llegan a finales de mes si tienen que aportar 20 euros mensuales a la parroquia".

El sacerdote no tiene ningún problema en señalar y hablar de un hombre conocido del pueblo, "que cobra dinero público, más de 36.000 al año", que siempre le dice que le pasará su número de cuenta y no cumple nunca.

También se refiere a un hombre que nunca ha hecho ninguna aportación y que después "tiene la cara dura de llamarme para que le guarde un puesto el día de la inauguración de la obra".

Finalmente, Emilio Montes recuerda que "10 euros es lo que cuesta una ronda de cervezas" y subraya que en una casa "donde entran dos nóminas" tendrían que salir "dos recibos para la iglesia".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat