Estar con los niños 24 horas en casa puede resultar sin duda un desafío para las familias. Combinar el teletrabajo en algunas ocasiones, con el cuidado de los más pequeños, la atención a los deberes que deben realizar para el colegio, las labores propias del hogar… puede convertirse en poco menos que una locura.

Y a esto hay que añadir que los niños no pueden realizar actividades en el exterior, por lo que hay que ingeniárselas de alguna manera para proporcionarles juegos en casa que les ayuden a pasar este tiempo de la mejor manera posible. Estas son algunas ideas para hacer con ellos.

Un pequeño huerto

Una idea para todos los públicos. Los más preparados pueden comprar online todo tipo de semillas y plantarlas en macetas esperando a que crezcan. Y para los que no dispongan de tanto tiempo, lo que se ha hecho toda la vida cuando éramos pequeños: plantar una lenteja u otra legumbre en algodón mojado y esperar a que eche raíces para después trasplantarlo a tierra.

Maceta

Trapecistas caseros

Solo hace falta un pasillo y una cuerda. No solo se pueden divertir, sino que también es un ejercicio para fomentar su equilibrio. Se puede hacer más difícil aún con los ojos cerrados o transportando algún objeto.

Un picnic

Para romper la rutina de comidas en el hogar, una buena idea es inventarse un picnic. Para los que tengan terraza, la mejor opción. Pero no hay que desesperarse, con una manta en el salón se puede hacer un comida al estilo campestre de lo más divertida.

El volcán casero

Una actividad de ciencias que les encantará a los más pequeños. Basta con crear un volcán con arcilla o algún otro tipo de pasta para modelar y luego introducir en el cráter vinagre y bicarbonato para que entre en erupción. Eso sí, es mejor despejar bien la zona y que un adulto esté siempre supervisando todo atentamente.

Organizar un circuito

Los circuitos son herramientas muy interesantes para los niños, porque tienen que hacer actividades repetitivas que mejoran su coordinación y su psicomotricidad. Pueden ser más complicados, con todo tipo de objetos e incluso cajas para simular túneles, o más sencillos, con cojines, sillas y lo que se te ocurra que tengan que atravesar.

Crear una cabaña nocturna

Ya que no se puede pasar una noche bajo las estrellas, se puede hacer una cabaña debajo de una mesa con mantas, cojines y una linterna y dedicarse una noche a contar historias.

Una mesa sensorial

Para los más pequeños, realizar actividades sensoriales puede resultar de lo más necesario para estimular sus sentidos. Una buena idea es colocar sobre una mesa una serie de objetos de diferentes texturas, materiales, olores y sabores que el niño tenga que adivinar con los ojos tapados.

Una partida de bolos singular

El papel higiénico se ha convertido en uno de los bienes más preciados en estos días de confinamiento. Pero si has conseguido aprovisionarte con unos cuantos rollos, colócalos en forma de pirámide y que el niño tire contra ellos para derribarlos.

Bolos papel

Teatro de marionetas

Hay que echarle un poco de imaginación, pero con materiales como telas viejas, algodón, el cartón del papel higiénico, lana y demás se pueden construir marionetas. Una caja de zapatos puede servir como teatro.

Sombras chinas

Un clásico entre los clásicos. Bastan una lámpara y una pared para que los niños pasen un buen rato adivinando lo que representan las figuras. Existen muchos tutoriales en la red, como, por ejemplo, este.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat