El móvil, concretamente el smartphone, ha cambiado nuestra vida para bien en muchos sentidos y nos permite hacerla vida más fácil mediante un sinfín de herramientas. Pero la otra cara de la moneda no es muy positiva, ya que pasamos muchas horas frente a estos dispositivos, sobre todo en el caso de los jóvenes.

De hecho, aunque en un principio accedamos a ellos para hacer una tarea en concreto, lo cierto es que luego pasamos usándolos mucho más tiempo del que habíamos pensado en un principio: navegando, comprobando mensajes o mirando las redes sociales.

Personas móvilLa irrupción de los smartphones ha provocado que dediquemos un tiempo excesivo e innecesario a su uso

Los expertos creen que la mejor forma de autocontrolarnos en este sentido es tomar más conciencia del tiempo que dedicamos a los móviles o tablets y prestar más atención consciente a nuestros hábitos. Es decir, ejercer más control acerca de lo que estamos haciendo. Estos son algunos consejos para lograrlo.

Ser realista

No es necesario eliminar las cuentas de redes sociales o autoimponerse días sin mirar una pantalla. Además, las responsabilidades laborales o la necesidad de contacto con familiares y amigos, sobre todo en tiempo de pandemia, lo haría inviable. Se trata de hacer un uso responsable.

Comenzar una observación

Hay que saber cuándo y cómo usamos los dispositivos. Podemos observar durante un par de días si lo hacemos como un hábito cuando hacemos otras tareas como comer, ir en el transporte público, sentarse a esperar a alguien… establecer un patrón acerca de las rutinas que nos llevan a consultar el móvil.

Planificar

Como haríamos con cualquier otro cambio de comportamiento, desde comenzar una rutina de ejercicios hasta comer, un primer paso sólido es establecer algunos objetivos específicos. Aunque no siempre es posible, si podemos, busquemos ratos al día para perdernos en el teléfono y consultar redes sociales o mensajes con un tiempo preestablecido. De esta forma evitaremos que estos periodos se alarguen demasiado y nos roben horas que deberíamos dedicar a otras cosas.

Configurar el teléfono

No hace falta tener notificaciones de todas nuestras aplicaciones, páginas web o redes sociales. Se pueden borrar y de esta forma no tendremos llamadas continuas de atención que nos obliguen a estar siempre colgados del dispositivo.

Mujer con el móvilDesengancharse del uso excesivo del móvil no es tan difícil si se siguen unos sencillos pasos

Desengancharse

En el caso de algunos adultos o adolescentes que tienen una clara adición al teléfono, hay que tener en cuenta que poner en marcha estos propósitos puede crear una cierta ansiedad al principio, como ocurriría con otro tipo de adiciones. Hay que intentar establecer otras rutinas que nos ayuden a no caer otra vez en el comportamiento que queremos evitar.  

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat