Cuando nos enfrentamos a una hecho estresante, como puede ser una situación dramática o algo más leve como un examen, es normal sentir una cierta ansiedad. El problema es cuando esa ansiedad afecta a la calidad del sueño y viceversa, lo que termina convirtiéndose en un círculo vicioso.

Un equipo de expertos de la Universidad de Kansas ha querido comprobar la vinculación entre ansiedad y sueño con un grupo de estudiantes que tenía que enfrentarse a un periodo de exámenes. El estudio concluye que el estrés provoca un sueño deficiente, lo que a su vez reduce el rendimiento en los exámenes que vuelven a causar ansiedad.

Hombre agotadoEl estrés provoca dificultades para dormir, que a su vez hace florecer la ansiedad

La investigación Test Anxiety and Poor Sleep: A Vicious Cycle (Prueba de ansiedad y falta de sueño: un ciclo vicioso), publicada en la revista International Journal of Behavioral Medicine está arrojando luz sobre este proceso biopsicosocial que puede conducir a malas calificaciones, faltas a las clases e incluso estudiantes que abandonan los estudios. De hecho, alrededor del 40% de los estudiantes de primer año no regresa a la universidad el segundo año en los Estados Unidos, que es donde se ha llevado a cabo el estudio.

Según Nancy Hamilton, profesora de psicología de la universidad, se analizó un estudio sobre un grupo de estudiantes que se tenían que presentar a exámenes de la asignatura de estadística, que suele resultar complicada para muchos. “Queríamos averiguar cuál era la relación entre el sueño, la ansiedad y los exámenes y rendimiento para encontrar la correlación y cómo se desarrolla a lo largo del tiempo”.

El estudio

Para llevarlo a cabo se recopiló información sobre la calidad del sueño, los niveles de ansiedad y las puntuaciones de las pruebas de 167 estudiantes inscritos en una clase de estadística en Kansas. Los participantes completaron un conjunto de medidas y los diarios del estudio del estado de ánimo del sueño durante las mañanas en los días previos a un examen de estadística. Los profesores confirmaron las puntuaciones de los exámenes. El estudio mostró que el sueño y la ansiedad se alimentan mutuamente y pueden afectar el rendimiento académico de manera predecible.

Estudiante estresadaLa ansiedad y el sueño hacen que el rendimiento en los estudios sea predecible

“Analizamos la ansiedad ante los exámenes para determinar si eso predijo quién aprobó, y fue un predictor”, dijo Hamilton. “Fue un predictor incluso después de controlar el desempeño anterior de los estudiantes y aumentó la probabilidad de que los estudiantes fracasaran en la clase. Cuando miras a los estudiantes que están especialmente ansiosos, hay una diferencia de casi cinco puntos en su puntuación sobre los estudiantes que tenían niveles promedio de ansiedad. Más allá de las bajas calificaciones, la salud general de un estudiante podría verse afectada cuando la ansiedad por los exámenes y la falta de sueño se refuerzan mutuamente”.

“Lo que sería realmente útil para una universidad es hablar sobre la ansiedad ante los exámenes y hablar sobre el hecho de que es muy común y que hay cosas que se pueden hacer para los estudiantes que tienen ansiedad ante los exámenes”, aseguran los expertos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat