Después de su vuelta del exilio, la ahora diputada de ERC Meritxell Serret ha defendido que hacen falta cambios en el funcionamiento del Consell per la República. La exconsellera no se sumó a este proyecto a pesar de estar en Bruselas exiliada con sus compañeros, que sí que lo hicieron. En una entrevista en La2 este miércoles, Serret ha asegurado que hay que cambiar las dinámicas internas de este órgano, principal motivo de conflicto entre ERC y Junts. A su entender, hace falta que se convierta en un órgano más transversal y una herramienta útil al margen del Parlament.

Los nuevos retos

Aunque ha descartado formar parte del nuevo Govern, Serret ha defendido la estrategia de ERC y ha confiado en que el Gobierno responderá al conflicto. En este sentido, ha considerado que el hecho de que el Estado haya reconocido que hay un problema político y haya cedido a sentarse en una mesa con el ejecutivo catalán "ya es un éxito viniendo de donde veníamos". Es por eso que tiene esperanza, a diferencia de Junts y la CUP.

Serret ha defendido que la amnistía es "necesaria para encaminar la solución del conflicto", pero ha afirmado que no irán nunca en contra de una medida que alivie sufrimiento, como los indultos. "Hay más de 3.000 personas represaliadas en situaciones similares. La solución es la amnistía, porque hace falta una desjudicialización general. Nos sentaremos en la mesa teniendo claro dónde queremos llegar: a que la gente vote", ha manifestado.

 

El exilio

Por otra parte, en una vertiente más personal, la exconsellera ha explicado cómo vivió el exilio y cómo ha sido el retorno a casa y a la primera plana política."Nunca tuve la sensación de huir de la justicia porque siempre estuve a disposición de la justicia en Bruselas. La sensación era de estar en una película donde el guion ya estaba escrito", ha relatado, confesando que al principio se planteaba volver.

 

Ahora tiene dudas sobre su retorno judicial en manos de Llarena: "No sé cuándo será el juicio. Hemos cerrado la fase de instrucción, y ahora empieza la intermedia hasta empezar el juicio. Pero no tenía sentido continuar en Bruselas. A escala personal, en esta fase de diputada, he hecho lo que tocaba. A escala judicial, ya lo veremos".

La situación de Serret

Serret volvió desde Bruselas para ser diputada por ERC al Parlamento y compareció en el alto tribunal con el abogado Iñigo Iruín. Entonces, la exconsellera asumió el "mandato democrático" que tenían el 1-O a pesar de los avisos que recibieron del Tribunal Constitucional y reiteró su apuesta por una "solución política y democrática de un conflicto político que nunca tendría que haber acabado en los tribunales de justicia".

El juez instructor de la causa del 1-O en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, cerró el sumario contra la exconsellera y ahora diputada de ERC Meritxell Serret tan sólo una semana después de tomarle declaración en su retorno del exilio. De esta manera, continúa su procesamiento y empieza la cuenta atrás para el juicio.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat