Los cambios que Pedro Sánchez ha hecho en su Consejo de Ministros gustan mucho a varios sectores del PSOE que defienden la renovación generacional y la salida de algunos veteranos del partido, como el exministro José Luis Ábalos. Son precisamente estos sectores los que ya están presionando a sus socios de gobierno, Podemos, para que sigan sus pasos. Según asegura El Independiente, los ministros de Podemos son el "principal lastre" porque, afirman, "se han quedado viejos".

Las principales salidas de los ministros socialistas son las de la vicepresidenta primera y ministra de Presidencia, Carmen Calvo; el de Transportes, José Luis Ábalos; la de Exteriores, Arancha González Laya, y el de Justicia, Juan Carlos Campo. Entre las incorporaciones destacan Félix Bolaños, Pilar Llop, presidenta del Senado, y las alcaldesas de Gavà, Gandía y Puertollano, Raquel Sánchez, Diana Morant e Isabel Rodríguez, respectivamente. Ninguno de los ministerios que dependen de Podemos ha quedado afectado. Uno de los principales candidatos que se tenía que caer del Gobierno, según explicaba este jueves El Confidencial, era el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, pero al final se salvó.

¿Podemos seguirá los pasos del PSOE?

Los socialistas creen que los ministros de Podemos se tienen que cambiar y, de hecho, la vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz, dejó la puerta abierta a una remodelación del sector de Podemos del ejecutivo español. Según las fuentes consultadas por el citado medio, los socialistas creen que la imagen de Alberto Garzón o de Manuel Castells "evocan a épocas pasadas".

Díaz no descarta "en absoluto" la posibilidad de que haya cambios en los ministros de Podemos. En una entrevista en la Cadena Ser, Díaz hizo referencia a la remodelación del gobierno que afectó sólo a la parte del PSOE, pero no la de Podemos: ella misma, Irene Montero como ministra de Igualdad, Ione Belarra como ministra de Derechos Sociales, Alberto Garzón como titular de Consumo y Manuel Castells como ministro de Universidades. "Acabamos de remodelar en un 50% el Ejecutivo y ya veremos qué pasa de aquí en adelante", sentenció, porque "la política, como la vida, es dialéctica y siempre hay que dar nuevas respuestas".

La polémica con Garzón

La semana pasada, Garzón, que varias veces ha sentido como se cuestiona la importancia de su ministerio, decidió opinar sobre el consumo de carne y expuso sus conclusiones en un vídeo de 6 minutos publicado el pasado miércoles. La producción cuenta con manifestaciones como que "el 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la ganadería, especialmente de las grandes granjas, mientras que para que tengamos 1 kilo de carne de ternera se requieren 15.000 litros de agua" y se acompaña de imágenes contrapuestas de diferentes espacios verdes —campos, ríos, bosques— e industrias de carne o granjas de ganadería intensiva.

Estas declaraciones del dirigente de Izquierda Unida y ministro del Gobierno levantaron un gran número de críticas llegadas de partidos políticos y de profesionales del sector ganadero. Por su parte, el presidente español se posicionó sobre la polémica diciendo: "A mí donde me pongan un chuletón al punto... es imbatible".

Según los socialistas, "en un fin de semana los de Unidas Podemos se han quedado antiguos y viejos. Se ha visto claramente que es un proyecto hecho de la suma de pedazos que no se pueden mover porque están en equilibrio".

 

Foto principal (de izquierda a derecha): Las dirigentes de Podemos Yolanda Díaz y Ione Belarra / Europa Press

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat