El ministro de Consumo, Alberto Garzón, recibirá esta semana un chuletón de ternera que le enviará el alcalde del municipio de Láncara (Lugo), el socialista Darío Piñeiro, después de las polémicas declaraciones en que pedía reducir el consumo de carne.

El alcalde socialista ha reprochado al también líder de Izquierda Unida de no distinguir las explotaciones intensivas de las extensivas, que son mayoritarias en la Comunidad gallega. Piñeiro ha argumentado que en su municipio conviven "unas 400 explotaciones" y que "la mayoría" de ellas son de carne. "Aquí producimos carne de calidad y en extensivo", ha presumido.

De esta manera, Piñeiro enviará esta semana desde Láncara un chuletón para que el ministro "pueda ver que la carne de Galicia es una carne de calidad y que se puede comer tranquilamente".

Además del envío de la media, el consejo de Láncara remitió un escrito al Ministerio en que pedía que Garzón "rectificara sus palabras" y lo invitaba a asistir a la próxima Feria de la Ternera Gallega, donde podrá conocer la realidad de nuestras ganaderías". La respuesta del Ministerio no se hizo esperar aceptando la invitación y tratando de explicar "el sentido real" de las palabras del ministro. "La OMS ha alertado del riesgo que tiene el consumo excesivo de carne roja y que puede traducirse en infartos, diabetes y en otros tipos de enfermedades. Menos carne. Más vida", reivindicó el ministro.

Según han apuntado medios gallegos, el chuletón que recibirá el ministro saldrá de carnicería Pintín y habrá sido suministrada por la empresa cárnica Champán. Ambas firmas operan con el sello de ternera gallega y también se han mostrado molestas con las palabras del ministro comunista.

La guerra de la carne

Aunque la importancia de este gesto es limitado, ya que Láncara es un pequeño pueblo de poco más de 2.000 habitantes, sí que aporta su granito de arena al conflicto interno en el seno del Gobierno sobre este asunto. Un conflicto que inició el mismo presidente Pedro Sánchez, cuando menospreció el posicionamiento de Garzón ironizando sobre sus gustos culinarios. "¿Qué queréis que os diga? A mí donde me pongan un chuletón a punto... Eso es imbatible", dijo.

También el el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, manifestó su rechazo a las palabras de Garzón. "Señalar con dicho el sector cárnico no me parece justo. Mi opinión es que el sector ganadero está siendo objeto de críticas profundamente injustas y merece un respeto por el trabajo honesto que hace por todos nosotros en la alimentación y en la economía", comentó.

 

Imagen principal: el ministro de Consumo, Alberto Garzón / Foto: Efe

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat