En un tiempo en que han aparecido medios de comunicación que consideran que su principal activo diferenciador es el contraste informativo es incluso de agradecer que los diarios impresos en papel les faciliten el trabajo. Portales como Maldito Bulo o Newtral no se tienen que esforzar mucho hoy para detectar fakes y desmentirlos porque los diarios El Mundo y La Razón se los sirven a toda portada.

La noticia principal de hoy, claro, es la suspensión del Mobile World Congress bajo la amenaza del coronavirus y prácticamente todos los medios, excepto ABC, siempre a su bola, dan toda la información que requiere este hecho. Ahora bien, más allá del coronavirus hay otros hechos informativos y ayer en el Parlament tuvo lugar un hecho que, si alguien tiene interés, permite reconstruir la generación de un fake informativo, como se viraliza —verbo que viene de virus, por cierto—, produce respuestas y contrarespuestas y, finalmente, como consolidación de la mentira, aparece reproducido en las portadas del día siguiente.

Desde esta perspectiva, conviene guardar, por si alguna vez alguien quiere hacer una tesis doctoral, las portadas de este jueves de El Mundo y La Razón, que se hacen eco, a su manera, de una noticia que no se produjo como la cuentan.

A ver. La alcaldesa de Vic y diputada de Junts per Catalunya en el Parlament, Anna Erra, defendió ayer la campaña 'No em canviïs la llengua', dirigida a catalanohablantes para hacerles notar que cambiar la lengua en función de la presunción que el interlocutor no habla catalán a partir de estereotipos sobre la procedencia es racista, clasista y supremacista. En su alocución, Erra se refirió a personas "que por su aspecto físico o por su nombre no parezcan catalanas".

Dicho esto, la maquinaria de intoxicación consiguió dar la vuelta al argumento, y quien acabó acusada de racista, clasista y supremacista fue quien había lanzado la señal de alarma de situaciones que hay que evitar. Y cuando el ventilador empieza a girar y el unionismo echa el resto, ya es casi imposible de parar.

elmundo

Así se entiende que hoy El Mundo dedique un espacio en su portada a publicar un literal tuneado de Erra: "No hablar en castellano a quien no parezca catalán" —la frase cumpleta es "poner fin a la costumbre muy presente en determinadas zonas del país de hablar siempre en castellano con cualquier persona que por su aspecto físico o por su nombre no parezca catalana"— y asegurar a continuación que "La Generalitat defiende la campaña de JxCat que discrimina personas por su aspecto". Claro, el objetivo de la campaña —que no consta que sea de JxCat— es precisamente el contrario de lo que se intuye en el subtítulo, que vende la idea de que la campaña busca específicamente discriminar lingüísticamente a la gente en función de su aspecto físico cuando el objetivo es precisamente el contrario: dirigirse en catalán a todo el mundo como herramienta para facilitar el aprendizaje y uso de esta lengua.

larazon

La Razón también mete baza: 'La alcaldesa de VIC pide no hablar castellano a quien "no parece catalán"'. VIC, por cierto, escrito todo con iniciales, como si fuera una empresa, ¿quizás de bolígrafos? Darle la vuelta a la idea para vender lo que no es, otra vez.

abc

elpais

Por su parte, ABC y El País apuestan por el tema venezolano: "Sánchez degrada a Guaidó para blindar a Ábalos" en ABC y "Sánchez apoya a Ábalos en el Congreso y llama a Guaidó líder opositor"'. En todo caso, de la supuesta alocución racista, ni una letra. Menos trabajo para los artistas del fact-cheking.

elpuntavui

lavanguardia

elperiodico

ahora

Por su parte, los diarios editados en Barcelona, que tampoco hablan de Erra, se centran en la suspensión del Mobile: "El Mobile, suspendido" en El Punt Avui; "El Mobile se emplaza en el 2021 en Barcelona después de cancelar por el virus" en La Vanguardia; "Cancelado. El Mobile no abrirá por el virus" en El Periódico; y "Cancelado" en el Ara.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat