Las intervenciones de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, para parar los pies a Vox se está convirtiendo en una escena habitual a todos los plenos de la cámara catalana.

Antes de levantar la sesión de esta mañana, Borràs ha tenido que recordar de nuevo al presidente del grupo parlamentario ultra, Ignacio Garriga, el artículo 233 del Reglamento, sobre las reglas y llamadas al orden, y donde se advierte de la obligación de no emplear en el debate expresiones inconvenientes al decoro.

"Ha hecho una amenaza diciendo que acabaríamos en la prisión", ha reprochado a la presidenta a Garriga, para recordarle que no se pueden proferir este tipo de expresiones inadecuadas en la Cámara.

Mientras el líder de Vox en el Parlament hacía evidente gesticulando su contrariedad con el nuevo tirón de orejas, la presidenta de la Cámara ha recordado al diputado que "el Parlament es un lugar donde se viene a hablar y a hacer política, no a hacer amenazas", lo cual ha sido acogido con los aplausos de los presentes.

Llamada al orden

El artículo 233 del Reglamento del Parlament fija que los diputados tienen obligación de respectar las reglas de orden establecidas por la Cámara, deben evitar, entre otras cuestiones, "causar perturbaciones o desórdenes, hacerse acusaciones o recriminaciones entre ellos, pronunciar expresiones inconvenientes al decoro". El punto dos del artículo advierte que "el diputado que viole las reglas de orden establecidas han de ser llamado al orden".

Los toques de atención de Borràs al presidente del grupo parlamentario de Vox son habituales en cada pleno e incluso ha amenazado al diputado verde con llamarlo al orden, lo cual podría acabar comportando su expulsión del hemiciclo, en caso de repetirse en una misma sesión.

Conflicto con Cs

Esta mañana, sin embargo, el conflicto más contundente lo han protagonizado el portavoz y el presidente de Cs, Nacho Martín Blanco y Carlos Carrizosa, con la portavoz de ERC, Marta Vilalta, el discurso de la cual han tildado de vomitivo por haber asegurado que el castellano no tiene un verbo equivalente al catalán enraonar.

En este caso, la presidenta, a parte de recordar a Ciudadanos que es potestad suya regular que el debate se mantenga dentro de las formas adecuadas, ha rechazado que el portavoz de Cs acusara a la portavoz republicana de la falta de decoro que señala el Reglamento. "Hacer semántica comparada de leas lenguas no es una expresión contraria al decoro de esta cámara", ha argumentado Borràs.

 

 

En la imagen principal, la presidenta del Parlamento, Laura Borràs

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat