La tensión entre Marruecos y España a raíz de la acogida y hospitalización del líder del Frente Polisario, Brahim Ghalil, todavía está lejos de acabar. El gobierno marroquí ha reclamado al gobierno de Pedro Sánchez "actos" que vayan más allá de "golpecitos a la espalda".

Así se ha pronunciado este jueves un alto cargo de la diplomacia marroquí, considerado como próximo a Palacio de Mohammad VI, en el portal le360.ma. Lo ha hecho a falta de que el gobierno publique un comunicado oficial para explicar su decisión de llamar a consultas este martes a su embajadora en Madrid, Karima Benyaich.

Ninguna relación con la crisis migratoria

Sin embargo, el alto cargo no identificado ha dejado claro que la crisis entre ambos países no es migratoria ni tiene ninguna relación con la entrada de miles de migrantes en Ceuta entre el lunes y martes, si no que gira entorno a la acogida de Ghali. Una puntualización que también hizo la embajadora antes de acudir al ministerio de Asuntos Exteriores español, convocada por la ministra Arancha González Laya.

"La crisis entre Marruecos y España tiene por nombre Brahim Ghali y no Ceuta", ha resumido el alto cargo quien también ha defendido que Rabat no ha actuado "por emoción, sino sobre la base de hechos tangibles que ponen en cruda prueba la asociación estratégica entre los dos países".

"Seguimos sin haber recibido explicación ni justificación de España", aunque ya la semana pasada González Laya dijo que se habían dado las "explicaciones oportunas" al gobierno marroquí y se ha defendido en todo momento que Ghali fue acogido por razones estrictamente humanitarias.

España no da respuesta a Marruecos

El Rabat ya advirtió en un comunicado el 8 de mayo de que la presencia de Ghali en España tendría "consecuencias", dado que, según ellos, España no avisó previamente, de manera "premeditada" de esta decisión.

Sin embargo, el ejecutivo de Sánchez ha persistido en la estrategia en ignorar Marruecos y seguir dando abrigaño al líder del Polisario, que recibe tratamiento contra la Covid-19 en un hospital de Logroño.

"El paréntesis migratorio no es el tema, es un ingrediente por recordar la importancia de la vecindad estratégica entre Marruecos y España", ha puntualizado el alto cargo diplomático, de forma que ha dado a entender con eso que se habría facilitado el paso de más de 8.000 migrantes ninguna Ceuta.

"Marruecos espera de España actos"

Así, ha insistido en que la forma en que ha actuado España no concuerda con la "confianza entre dos socios y vecinos" y por eso Marruecos sigue a la espera de una "respuesta jurídica" en relación con Ghali, contra el cual hay causas pendientes ante la Justicia española.

"El tiempo en que se podía resolver una crisis con el Marruecos con golpecitos en la espalda amistosos es cosa del pasado", ha advertido al responsable marroquí. "Marruecos espera de España actos", ha cerrado.

 

Imagen principal, bandera del Marruecos al lado de un retrato del rey Mohammad VINO / Europa Press

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat