La diplomacia española sigue volcada en desautorizar al independentismo fuera de las fronteras del Estado. Ahora ha sido la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, quien ha concedido una entrevista en la televisión pública de Estonia. Gran parte de la conversación ha girado en torno a Catalunya. La titular de Exteriores no sólo ha despreciado la mayoría independentista del 14-F, que es insuficiente para el Gobierno, sino que también se ha expresado "ofendida" por la comparación con el caso del disidente ruso Alexei Navalni. Preguntada por Carles Puigdemont, ha defendido que como eurodiputado disfruta de todos sus derechos.

En la entrevista en la cadena pública ETV, Arancha González Laya ha defendido que "Catalunya es una parte de España", y que "España es una democracia con una Constitución que nos hemos dado todos los españoles, también todos los catalanes." Por eso, ha proseguido, "lo que importa es lo que todos los españoles decidan hacer".

 

Siguiendo este hilo, la ministra española de Exteriores ha tirado del argumentario del gobierno central, asegurando que "cuando hablas de Catalunya, no todos los catalanes piensan de la misma manera". Con todo, ha  negado la mayoría independentista del 52% de los votos, aferrándose al censo total: "Sólo un 35% o 37% de los catalanes en las últimas elecciones en Catalunya quieren seguir este camino". Además, ha añadido, podría generar un efecto contagio en "otras regiones de España que tienen su propia lengua y autogobierno". González Laya ha defendido que la Constitución española habla de "mayorías en Catalunya y en España". Lo contrario, ha advertido, supondría "el caos".

Preguntada sobre el president Carles Puigdemont, la titular de Exteriores ha subrayado que "no está en la cárcel" y que "como miembro del Parlamento Europeo vive en libertad y disfruta de los mismos derechos y libertades que cualquier ciudadano". También ha aprovechado para negar la existencia de presos políticos en España: "Están en la cárcel por romper la ley española". En este sentido, se ha mostrado "ofendida" por la comparación con Alexei Navalni en Rusia. "España es una democracia" y "han quebrantado la ley", ha concluido.

 

Argumentario de Moncloa

Es el mismo argumentario que ha utilizado el Gobierno desde el 14 de febrero. Justo después de las elecciones catalanas, en rueda de prensa en La Moncloa, Carmen Calvo fue preguntada sobre si el 52% independentista cambiaba el paradigma. Respuesta clara: no. "El referéndum no está contemplado en nuestra Constitución para una materia como la unidad territorial", dejó claro la vicepresidenta primera del Gobierno. Insistió en este sentido: "Da igual el porcentaje, porque en nuestro país no es constitucional y no es legal". Y concluyó al respecto: "No tiene cabida porque no puede tenerla en el marco de nuestra legalidad".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat