Los tambores de una crisis de gobierno resuenan en el Palacio de la Moncloa. El incumplimiento del PSOE del compromiso suscrito con sus socios de Podemos para regular el precio de alquiler ha sido calificado de "traición" por parte del vicepresidente Pablo Iglesias, que desde hace días está en la diana de los dirigentes socialistas por su cuestionamiento público de la democracia española a raíz de la causa catalana.

Durante la comparecencia posterior a la reunión semanal del consejo de ministros, la portavoz del Gobierno de España ha recibido una avalancha de preguntas sobre la tensión creciente entre socios. María Jesús Montero, del PSOE, ha negado la mayor. "El presidente y el vicepresidente segundo tienen una comunicación fluida", ha manifestado. Y ha seguido. "El gobierno no vive instalado en la discrepancia","estamos ante un gobierno estable, corren ríos de tinta cuando el trabajo que se está haciendo es fluida". La ministra ha expresado que en un gobierno de coalición es normal que haya diferencias en algunos ámbitos y ha puesto el ejemplo de lo que pasa en otros gobiernos autonómicos. Es más, ha destacado que pasa también en gobiernos monocolores, como fue el caso del gobierno Rajoy.

El acuerdo de coalición del PSOE y Podemos incorporaba la promesa de fijar, por ley, "poner un techo a las subidas abusivas de los precios de alquiler en determinadas zonas" donde el mercado esté tensionado. Esta semana, el ministro del ramo, José Luis Ábalos ha aguado la propuesta reconvirtiéndola en un sistema de bonificaciones fiscales.

Sobre este hecho, y ante la indignación manifiesta tanto de Podemos como del resto de partidos que hicieron posible la investidura de Pedro Sánchez (ERC y Bildu), la ministra portavoz del Gobierno ha señalado que "en ningún caso el ejecutivo ha transmitido ninguna voluntad de no hacer cumplir el compromiso que hizo posible a este gobierno de coalición". En este sentido ha apuntado que el ministerio está trabajando para impulsar una nueva regulación que haga más accesible la vivienda. Con todo, Montero ha dejado claro que la pandemia ha restado urgencia, ya que la mayoría de zonas tensionadas lo eran como consecuencia de los pisos turísticos, ahora forzosamente en desuso.

Aplauso al rey emérito

A pesar de las afirmaciones de la ministra defendiendo que el matrimonio PSOE-Podemos está bien avenido, la rueda de prensa en sí ha dejado al descubierto las divergencias, coincidiendo con el aniversario del golpe de estado.

Si por la mañana Pablo Iglesias ha defendido que los ciudadanos tienen derecho a que se conozca toda la verdad sobre el 23-F para desvanecer dudas, Montero le ha replicado que "la información sobre esta cuestión es suficiente". Y ha aprovechado para aplaudir el papel que jugó Juan Carlos I durante el alzamiento militar. "Nadie puede negar la aportación que hizo al país", ha afirmado. "No hay discusión con respecto al papel que jugó Juan Carlos en la consolidación de nuestra democracia". La ministra socialista ha reclamado "rigor" y ser "fieles a la realidad" para que "las nuevas generaciones conozcan qué pasó para que no se vuelva a repetir".

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat