El aspecto de las gradas del Nou Estadi de Tarragona era ciertamente desolador. El hecho de que todavía fuera de día cuando empezó la ceremonia de inauguración, en una de aquellas noches cortas de junio, tampoco no ayudaba a mejorar las imágenes que se veían por la televisión. Aunque todas las cámaras apuntaban hacia el palco de autoridades, después de la polémica entre el president Quim Torra y el rey Felipe VI, las imágenes fueron las que fueron. Era inevitable no verlas.

Pero el público no solo destacó por su ausencia. También sobresalió por su escasa diversidad. Aunque Tarragona está políticamente dividida como el resto del país entre dos bloques —más escorada hacia el unionismo, eso sí—, el campo del Nàstic se llenó de símbolos españolistas, con poca presencia de símbolos independentistas. Un ambiente que fue más acalorado cuando, durante el discurso del alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, el president Torra recibió una ruidosa pitada por parte del público.

Esta suma de elementos es la que llevó a la portavoz del Govern, Elsa Artadi, a hablar de un "público seleccionado". Lo que sí es cierto es que algunas entidades españolistas pudieron reservar entradas para la ceremonia de inauguración un mes antes de su celebración. En cambio, otras, como la secretaría general del Deporte de la Generalitat, no pudieron obtener "porque no había", a pesar de las gradas vacías que mostró la televisión.

rey tuesta sanchez tarragona - sergi alcazar

Vetos sorprendentes

La facilidad que han tenido algunas entidades para conseguir entradas contrasta con el "veto" que han sufrido otras organizaciones e incluso instituciones públicas, como la Generalitat, uno de los principales patrocinadores de los Juegos Mediterráneos. En la secretaría general del Deporte, órgano de la administración catalana, se pidieron entradas para compromisos para la ceremonia de inauguración, y les fueron denegadas. "Pedimos entradas y nos dijeron que no había", explican desde la secretaría a El Nacional. Les insistieron en que no había ni espacio ni margen de maniobra.

Lo mismo ha pasado con la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (UFEC), que representa a 69 federaciones deportivas, 12.500 entidades y clubs y 700.000 licencias, que se muestran decepcionados con el comité organizador de los Juegos. El mismo presidente de la UFEC, Gerard Esteva, envió una carta el pasado 20 de junio, dos días antes de la inauguración, al presidente del Comité Organizador, el alcalde Josep Fèlix Ballesteros.

"No puedo dejar de manifestar nuestra decepción por el trato que federaciones y muchos clubs catalanes han recibido por parte del comité organizador", aseguraba Esteva, que lamentaba que "ni siquiera hemos sido invitados a ninguno de los actos, ni a la ceremonia de inauguración ni a los diferentes acontecimientos deportivos".

A pesar de las imágenes de gradas vacías que se vieron por la televisión, no hubo ninguna rectificación. Según el acuse de recibo, al que ha tenido acceso El Nacional, la carta de la UFEC llegó al Ayuntamiento de Tarragona el pasado viernes a las 12 del mediodía, horas antes de la cerimonia. Todavía no han recibido ninguna respuesta por parte de Ballesteros.

Según denuncia Esteva, "el trato recibido no tiene nada que ver con el que recibieron las entidades catalanas en los Juegos Olímpicos de Barcelona". Según explica, "en aquel acontecimiento, máximo exponente del olimpismo, las federaciones catalanas tuvieron siempre un trato prioritario que resultó en una implicación absoluta por parte de los dirigentes catalanes, que sumaron para poder celebrar los mejores Juegos de la historia".

Banderes espanyoles jocs del mediterrani - SergiAlcazar

Entradas reservadas un mes antes

Según publicó el portal local Porta Enrere, varias entidades españolistas, como el partido ultra VOX, Societat Civil Catalana o Plataforma por Tabarnia tenían entradas reservadas incluso antes de que salieran en venta. Según el medio local, se adquirieron un número indeterminado de entradas, que se distribuyeron a través del Centro Aragonés de Tarragona. En el reportaje, el vicesecretario de comunicación de VOX en Tarragona, Jordi Ferré, señala que reservaron asientos como partido y que incluso trajeron a gente en autobús desde Barcelona y desde varios puntos del Estado español.

Como informa este medio, el Centro Aragonés cedía habitualmente un espacio de su sede a entidades unionistas como Societat Civil Catalana, a quien ha responsabilizado directamente de la distribución masiva de las entradas para la ceremonia en su recinto. En un mensaje en su cuenta de Twitter (que 24 horas después borraron), se desvincularon completamente.

Curiosamente, cuando salieron en venta, no quedaba prácticamente ni un tercio de las entradas de la ceremonia de inauguración disponibles, según documentó al periodista Josep Maria Llauradó. La web solo permitía comprar seis entradas por ordenador. Aparte de las entidades unionistas, empresas como El Corte Inglés sortearon una cantidad entre sus trabajadores, de la misma forma que el Ayuntamiento de Tarragona, que las cedió a sus empleados.

Fuentes de Societat Civil Catalana desmienten rotundamenteEl Nacional las afirmaciones del Centro Aragonés, y los instan a presentar "pruebas". Lo atribuyen a que la casa regional "debe haber recibido ataques y su defensa ha sido atacar a otra entidad". En este sentido, añaden: "En Twitter es muy fácil atacar a la gente". E insisten en que no tienen nada que ver con lo que se vivió en el Nou Estadi el viernes pasado: "No tenemos nada que ver. Si la gente fue a silbar a Torra, fue porque quiso".

Por otra parte, fuentes de la Plataforma por Tabarnia sí que admiten que "repartieron unas 200 entradas", sin dar más detalles. Aunque responsables del partido ultra así lo han explicado, desde VOX se limitan a responder de que se trata de "bulos estúpidos de medios separatistas subvencionados por golpistas".

JUEGOS DEL MEDITERRÁNEO BALONMANO

Sobre el enredo de las entradas, desde la organización remiten a su comunicado, que recoge declaraciones de Ballesteros, donde asegura que "era materialmente imposible dirigir la venta". También explican que se vendieron 6.793 entradas a través de internet y los puntos de venta habilitadoss, y que había 3.000 para los atletas, 1.800 para los comités olímpicos y los patrocinadores, 850 para instituciones y autoridades, 800 para voluntarios y 275 para periodistas acreditados.

El Nacional ha intentado ponerse en contacto con TicketMaster, la empresa que gestionaba tanto la venta de las entradas de la ceremonia de inauguración como de las diferentes competiciones de los Juegos Mediterráneos. No ha obtenido respuesta.

Después, llenar cuando participa España

El aspecto no solo era desolador por|para las gradas medio vacías del Nou Estadi durante la inauguración del viernes pasado. Al día siguiente, ya en los escenarios de la competición, las graderías estaban prácticamente vacías. Y los pronósticos no son muy esperanzadores, a pesar de todos los millones de euros invertidos en los Juegos Mediterráneos.

Ante este hecho, como adelantó El Nacional el sábado pasado, la organización empezó a regalar entradas, a pesar de la negativa inicial a hacerlo. El comité organizador de Tarragona 2018 se ha puesto en contacto con las entidades deportivas de las comarcas tarraconenses para llenar los estadios. Especialmente se han ofrecido para las actividades donde participa España, para dar una mejor imagen.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat