Las portadas de los diarios de Madrid de este jueves son de una confusión notable. Según El País, es Marruecos quien ha decidido acabar con el lío migratorio en Ceuta —en la letra pequeña habla de "la presión de España y la UE" para que no se diga. En El Mundo, en cambio, es España quien ha parado "el caos en Ceuta". Y no España en general, no. El ejército español, que ha sido decisivo "porque si no estos nos pasan por encima". Estos. ABC ofrece una tercera versión: Es "la firmeza de Europa" [quiere decir la Unión Europea] la que ha hecho posible detener el chantaje de Marruecos, concepto que va camino de ser más famoso que "órdago secesionista". La verdad de los hechos es que si Marruecos no hubiera decidido controlar la frontera de Ceuta, este follón no lo para ninguna presión, ni ejército, ni firmeza ni nada. El resto es literatura patriótica, banal y carajillera.

La Razón ha escogido hacer de Felipe VI un héroe que no lo puede ser por culpa de Pedro Sánchez, la Moncloa, etcétera. El diario está inquieto, como quién pasea arriba y abajo en la sala de espera de la maternidad, porque el Gobierno no da "luz verde" a la intervención del Rey —ellos dicen "la Zarzuela", que suena más épico, algo así como "el Pentagono"—. Viendo el titular es fácil imaginarse a Felipe vestido de combate, en la actitud determinada y tensa de Tom Cruise en algún momento decisivo de la saga Mission:Impossible, preparado para salvar a España de los marroquíes pérfidos, ruines y malotes, y de un gobierno mediocre, torpe y chapucero. Es la narrativa más creativa del día.

Naturalmente, ninguna portada destaca las declaraciones de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, para quien el problema del Sahara, en el origen de la crisis diplomática y migratoria, pide una "solución política de acuerdo con la ONU". Más vale no destacarlo, quizás para no dar ideas, y no precisamente en relación al Kosovo —que también. La ministra no durará mucho si sigue así. Ella viene de muchos años de trabajar en la Organización Mundial de Comercio, donde se le habrán pegado toda clase de doctrinas extranjeras tóxicas que sólo hacen que complicar los problemas ligados al derecho de autodeterminación, sobre todo si puedes resolverlos por la vía de las porras, las togas y el ejército.

Portadas de Barcelona: interés humano

Entre los diarios de Barcelona, división de opiniones. La Vanguardia y El Periódico abren con la crisis de Ceuta pero con material menos político y más de lo que antes se llamaba "interés humano": hay unos 1.000 menores sin acompañar entre los migrantes que han asaltado la ciudad africana. Es, seguramente, el enredo más considerable de todo el revuelo migratorio.

Es interesante comparar las fotos de las portadas de El País, La Razón y La Vanguardia, que son de la misma escena —los menores amontonados en una calle cerca de unos almacenes, de unas naves. El diario madrileño escoge un encuadre más próximo y más dramático, donde ves claramente a los niños apretados unos contra otros. El diario barcelonés publica una foto más abierta, donde los detalles no se aprecian y da la impresión de que no hay para tanto. En este caso, y pasa a menudo con las imágenes de prensa, hasta que no ves las dos fotos y la de El Periódico, no te haces idea de la realidad, a la que puedes hacer decir lo que quieras según las fotos (y las palabras) que escoges. La Razón opta por la tercera vía y acaba por matar el drama y el contexto. Lástima.

Los diarios más cercanos al soberanismo hablan de los aprietos de Junts y ERC para hacer Govern. A Ara se lo ve nervioso por la renuncia de Elsa Artradi a la Vicepresidencia y al Departament d'Economía. "Los juntistas tienen que buscar ahora...", dice un subtítulo, con ese "ahora" que denota impaciencia, hartazgo o cansancio. La Vanguardia hasta habla de "batalla". El Punt Avui parece más tranquilo y/o optimista. Va partido a partido, como se dice ahora. La investidura, que es el siguiente partido, ya está lista. De la composición del Govern ya hablaremos más adelante.

EP

 

LVLR

 

EPC

ME

ABC

EPA

AHORA

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat