El president Carles Puigdemont ha asegurado que ve "positiva" la conversación con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y ha dicho que coincidieron "en algunas cosas". La conversación tuvo lugar el domingo, tuvo unos 45 minutos de duración y es el primer contacto formal del político en el exilio con el responsable de una de las formaciones que configuran la mayoría de gobierno en España.

A la salida de la reunión de esta mañana a Waterloo con el president Quim Torra y representantes de ERC, JxCat, el PDeCAT y las entidades ANC y Òmnium, Puigdemont ha negado que la entrevista telefónica con Iglesias se hiciera en nombre del Gobierno . "Ni él lo pretendió, ni podría hacerlo", ha dicho ante los medios.

Con respecto a la posibilidad de que el líder de Podemos se reúna con él en Bélgica, el president ha confirmado que "está sobre la mesa", sin valorar si confía en que el encuentro se produzca.

Según explicó Iglesias después de la llamada, los dos políticos hablaron de "la situación política en Catalunya y España, del escenario político creado después de la moción de censura, de las nuevas correlaciones de fuerzas parlamentarias en el Congreso de los Diputados y de la situación de los presos políticos y de los exiliados".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat