Esta noche se ha podido oír una de las caceroladas más fuertes de las últimas semanas. Miles de personas han salido a los balcones y a las calles por toda Catalunya para protestar por el encarcelamiento del vicepresidente, Oriol Junqueras, y los consellers.

En Barcelona, se ha podido oír en todos los barrios. Incluso ha sonado fuerte en aquellos donde, normalmente, hay menos participación. En barrios como Sants, también se han oído gritos desde los balcones y coches pitando.

Fuera de Barcelona, también ha habido cacerolada, que en algunos casos ha coincidido con las concentraciones de protesta convocadas. En Vilassar de Mar, la cacerolada se ha hecho en medio de la carretera N-II y ha mantenido el tráfico cortado un rato.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat