Laura Borràs no ha ido a hacer una "visita de cortesía" al Palacio de la Zarzuela. Así lo ha asegurado la portavoz de JxCat después de reunirse con Felipe VI este jueves, donde ha asistido con complementos amarillos para recordarle la existencia de presos políticos. "Le he mirado a los ojos para decirle lo que no había escuchado de labios de una mujer catalana", ha explicado la dirigente de Junts per Catalunya, que le ha hecho entrega de una carta de Jordi Sànchez y del informe del grupo de trabajo de la ONU que pide su liberación.

El encuentro, que ha sido "educado" en términos de la propia dirigente de JxCat, ha durado en torno a una hora, a pesar del contraste de posiciones. Cuando Borràs le ha entregado el informe de la ONU, Felipe VI le ha hecho saber que ya lo conocía y lo han comentado "superficialmente". Sobre la carta de Jordi Sànchez, no le ha aclarado si la respondería. En todo caso, la portavoz de Junts per Catalunya ha aclarado que es una misiva "personal y privada", y que en principio no tienen previsto hacerla pública.

"Yo he ido a hablar con el rey del a por ellos, y lo he hecho por ellos, por los presos políticos", ha detallado la jefa de filas de JxCat en Madrid, después de volver a denunciar el veto del Supremo a Sànchez. Justamente la cuestión de los presos políticos ha sido una de las centrales del encuentro en la Zarzuela, y Borràs le ha trasladado su "dolor" y el de sus familias. "No ha entrado a discutirme la consideración de presos políticos, pero es evidente que él no la comparte", ha aclarado.

"Durante la conversación le he expuesto que lo visitaba como votante del 1-O, alguien que ha entrado en política después del 1-O", ha señalado Laura Borràs, que ha denunciado ante el monarca la represión de aquel día así como su discurso del 3 de octubre. En este momento, según la dirigente de Junts per Catalunya, le ha dicho que "los catalanes no tenemos Rey", pero que ha ido a Zarzuela después de su rol poco "discreto" en el procés. Le ha instado a optar por un papel de árbitro y moderador del conflicto, y no puede ser el que "descuelga teléfonos y pronuncia discursos como el de 3-O".

En este sentido, la portavoz de JxCat le ha advertido que "no puede castigarse una realidad castigándola" con la prisión, el exilio o el artículo 155, sino que tiene que intentar comprenderla y enfrentar "políticamente" un conflicto "de naturaleza política".

Justamente a este diálogo se ha aferrado en referencia a la investidura. Sólo apoyarán "a alguien que esté dispuesto a solucionar políticamente un conflicto de naturaleza política". A pesar de todo, ha lamentado que Pedro Sánchez no se ha puesto en contacto con ellos. "Es un gesto de mínima consideración", ha indicado.

Finalmente, le ha trasladado un mensaje de Carles Puigdemont desde Waterloo: "Decirle que lo prefería como Príncipe de Girona que como rey".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat