Desde el balcón de la calle Génova, Isabel Díaz Ayuso parecía incluso ebria. Pero los que la conocen dicen que, simplemente, la presidenta madrileña es así. Esta noche ha tenido motivos para celebrar con cava su victoria rotunda y abrumadora, al borde de la mayoría absoluta. De 30 a 65 escaños, según el escrutinio provisional, que podrá completar hasta los 69 diputados con la extrema derecha de Vox. Y así ha salido al balcón de la calle Génova, acompañada de Pablo Casado, que se ha querido colgar la medalla. La lideresa madrileña, cómo no, ha querido dejar una advertencia a La Moncloa: que tienen "los días contados".

Eufórica, la candidata madrileña del PP ha advertido concretamente que "esta forma de gobernar con opulencia desde La Moncloa tiene los días contados" y ha asegurado que "hoy empieza un nuevo capítulo de la historia de España". Ha contrapuesto el Madrid de la "libertad" con el proyecto del Gobierno progresista. "Por eso el sanchismo no entra en Madrid, porque no puede dirigir ni imponer", ha criticado. Ayuso ha criticado como "han intentado utilizar la justicia y todas las instituciones" contra ella, pero que "España es otra cosa".

 

En términos parecidos se ha expresado el líder estatal del PP, Pablo Casado, que ha intentado apropiarse de la victoria de Ayuso a pesar de las diferencias estratégicas. Con esta victoria, ha asegurado Casado, "Madrid ha hecho una moción de censura democrática al sanchismo, a los pactos con Bildu, con los independentistas y al gobierno con Podemos". Y ha remachado su mensaje: "Vivimos un punto de inflexión en la política nacional". Ha confiado en una unión del centroderecha y el "constitucionalismo" que permita "ganar a Sánchez".

Ayuso arrasa, Sánchez se estrella

Hacía tiempo que no podían celebrar nada en la calle Génova de Madrid. De hecho, Pablo Casado ya estaba a punto de empezar la mudanza. Pero hoy se ha producido una alegría, probablemente ajena. La de la flamante presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ha arrasado en las urnas y podrá revalidar el cargo gracias a la extrema derecha de Vox, a quien no ha hecho ascos. Se ha quedado a tan sólo cuatro escaños de la mayoría absoluta a falta de finalizar el escrutinio. Las cañas y su concepto singular de "libertad" se han impuesto a las citas de Hegel y Kant. De esta manera, el Partido Popular retendrá su joya de la corona, la misma que reinan desde hace 26 años. Pero con un proyecto personalísimo que eclipsa la estrategia de la dirección estatal. De nada ha servido la campaña de la izquierda ni la participación histórica. Pedro Sánchez y las izquierdas se han estrellado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat