El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se ha entrevistado este jueves con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el del Consejo Europeo, Donald Tusk, en su primer encuentro con los líderes de las instituciones europeas.

En un tuit ayer, Tusk dijo que intentaría "convencer" al presidente norteamericano de que la alianza entre la UE y los EE.UU. "significa que el mundo libre coopere para prevenir un orden mundial post-occidental". Hoy mismo ha resaltado también mediante la red Twitter que "la tarea principal es la de consolidar un mundo libre con los valores occidentales, no sólo los intereses".

El encuentro se ha hecho antes del inicio de la cumbre de la OTAN en Bruselas, que tendrá lugar esta tarde, en que los líderes se unirán a la coalición internacional contra Estado Islámico.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha confirmado en una comparecencia previa al inicio de la cumbre que la Alianza quiere "enviar un fuerte mensaje político" de su "compromiso" y "unidad" para luchar "contra el terrorismo". Con todo, Stoltenberg ha admitido que unirse a la coalición internacional contra el Daesh "no significa que la OTAN se implique en operaciones de combate".

Por la tarde, Trump participará en su primera cumbre de la OTAN, de donde quiere reclamar al resto de líderes de la Alianza Atlántica un mayor compromiso presupuestario en Defensa. De hecho, una de las mayores críticas que ha hecho Trump, aunque bajando el tono respecto a las afirmaciones que llegó a hacer en campaña electoral amenazando con abandonar la Alianza, es la poca aportación de los demás países al presupuesto de la coalición militar. 

Polémica con el Reino Unido

La cumbre de la OTAN llega en plena polémica entre Londres y Washington después de que los servicios de inteligencia norteamericanos difundieran informaciones secretas de las investigaciones del atentado de Manchester. Según han publicado la BBC y el Financial Times, la policía británica dejará de compartir inteligencia con los Estados Unidos por el miedo a posibles filtraciones. Se prevé que la primera ministra británica, Theresa May, se queje formalmente a Trump cuando se encuentren este jueves a la cumbre de la OTAN.

El escándalo ha estallado después de que el 'New York Times' publicara unas fotografías confidenciales de la zona de la explosión de Manchester. "Los daños son muy mayores cuando implican la difusión no autorizada de posibles pruebas en medio de una gran investigación contra terrorista", ha asegurado un portavoz del Centro Nacional Antiterrorista británico.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat