El expresidente francés Nicolas Sarkozy está declarando hoy, bajo arresto, por la investigación judicial abierta por una posible financiación ilegal de la campaña para su elección en 2007, según ha informado Le Monde.

El diario explica que Sarkozy había sido convocado en la Policía Judicial de Nanterre, a las afueras de París, para explicarse sobre los fondos para esa campaña, y que su comparecencia podría prolongarse 48 horas antes de ser presentado a un juez para su eventual inculpación.

Uno de los jueces que ha dirigido esta investigación es el mismo que el inculpó en otro sumario, en este caso por los fondos para la campaña de 2012 en la que no fue elegido. Y es que Sarkozy arrastra problemas con la justicia desde que dejó la presidencia de la República francesa, en 2012. De hecho, la campaña electoral del 2012 -donde fue vencido por el socialista François Hollande- también está bajo investigación judicial dentro de el llamado caso Bygmalion, por lo que se prevé que el ex sea juzgado próximamente junto con otros trece implicados.

En concreto, y en lo referente a la campaña de 2012, se reprocha a Sarkozy haber superado el tope de gasto electoral en campaña, fijado en 22,5 millones de euros.

Vínculos con Gadaffi y galardonado con el Toisón de Oro

La investigación judicial por la financiación irregular de la campaña de 2007 vincula a Sarkozy con el entonces presidente de Libia, el dictador Muamar Gadafi, que presuntamente habría hecho llegar desde Trípoli, cinco millones de euros en efectivo para colaborar en la campaña electoral.

De hecho, el procedimiento judicial tiene su origen en un documento libio, publicado en mayo de 2012 por el sitio de información "Médiapart", en el que se daba cuenta de que el exjefe del Estado francés había recibido dinero de Gadafi. En noviembre de 2016, el empresario e intermediario Ziad Takieddine afirmó haber llevado cinco millones de euros en efectivo entre finales de 2006 y comienzos de 2007 de Trípoli a París que entregó a Claude Géant y a Nicolas Sarkozy, que era entonces ministro de Interior.

Unas alegaciones que venían a confirmar las de Abdallah Senoussi, antiguo responsable de los servicios de información militares del régimen del derrocado líder libio en septiembre de 2012 ante un fiscal en su propio país en la misma línea. Además, la justicia francesa recuperó la agenda del que fuera ministro del Petróleo de Gadafi, Choukri Ghanem, muerto en 2012 en turbias circunstancias, donde aparecían mencionados pagos de dinero a Sarkozy.

Se da la circunstancia de que Sarkozy es uno de los pocos mandatarios extranjeros galardonados con el Toisón de Oro, una distinción muy singular de la monarquía española. A Sarkozy le condecoró con el Toisón el anterior monarca español, Juan Carlos I.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat