Después de una jornada informativamente caótica y de haber conseguido soliviantar como nunca a sus socios de gobierno, a los partidos de la oposición, a las autonomías, y de poner en serio riesgo la prórroga del estado de alarma que tiene que aprobar el Congreso de los Diputados, Pedro Sánchez y su ministro de Sanidad, Salvador Illa, corrigieron sobre las 20 horas la última idea de bombero que el Ejecutivo español había anunciado por la mañana: los niños menores de 14 años solo podrían salir de casa acompañados de sus padres para ir a comprar al supermercado, al banco o a las farmacias.

No hay que ser ningún lince para concluir que el Gobierno había tomado la peor decisión posible ya que se permitía a los niños acudir a centros cerrados donde las posibilidades de contaminación son mucho más altas y, en cambio, se les prohibían los paseos cerca de casa y al aire libre. Enviar a los niños allí donde expresamente la OMS ha señalado que era mejor evitar hacerlo al ser posibles focos de contagio era de tal ridiculez que solo hubiera podido ser superada, por ejemplo, permitiéndoseles la entrada en hospitales. Los trabajadores de todos estos centros comerciales y de atención a los ciudadanos que están en primera línea de lucha contra la pandemia con gran sacrificio personal y, en condiciones, muchas veces, más que precarias, no se merecían este dislate del Ejecutivo español.

Hay una obsesión casi enfermiza por parte del gobierno español por distanciarse el máximo posible de las decisiones que adopta el Govern catalán. Basta que desde Barcelona se haga una propuesta para defender justo la contraria y en este caso concreto hay mucho de ello, pensando que el rédito político puede vencer siempre las decisiones de los técnicos que lo único que hacen es poner su experiencia al servicio de los gobiernos. Es cierto que la Generalitat tiene su propia propuesta de desconfinamiento que será, como todas las cosas, opinable y discutible. De hecho, por ejemplo, en uno de los borradores del equipo que capitanea Oriol Mitjà llegó a aparecer el domingo la opción de un pasaporte de inmunidad (vinculado a un certificado digital) que llegó a hacer suyo el equipo del president Torra y que, con el paso de las horas, el típex acabó borrando.

Pero había otras perfectamente válidas como las franjas horarias para los paseos de los niños y los desconfinamientos territoriales que estaban mucho más trabajadas que la permanente improvisación del gobierno español. Y cuando no hay improvisación hay mando único ya que cualquier excusa es buena para que el Govern no tenga margen alguno para llevar a cabo una política propia. Tanto es así que la territorialización del desconfinamiento se decidirá en Madrid para que no sean Catalunya o el País Vasco quienes acaben aplicando las medidas decididas a sus propios ciudadanos. Quizás habrá que empezar a decir que el PP no se hubiera atrevido a más. En todo caso, a lo mismo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat