Quique Setién no se moja. Este sábado, el técnico del Barça ha concedido la rueda de prensa previa al duelo contra el Villarreal con una premisa clara en mente: pelotas fuera. El cántabro no ha querido hablar sobre el futuro de Leo Messi, quien podría abandonar el club en 2021, y tampoco sobre su delicada posición, y es que si el equipo no gana en el Estadio de la Cerámica el técnico podría ser destituido.

Sobre el astro argentino, Setién se ha limitado a decir "que no tiene constancia" que haya anunciado su intención de no renovar con el Barça. "Por lo tanto, son especulaciones en las cuales no entro", ha dicho.

El otro punto caliente de la previa es la propia continuidad del técnico, quien, después de empatar contra el Celta y el Atlético, podría ser despedido. "No pierdo ni un minuto pensando en que puede pasar. Me centro en las cosas en las cuales me tengo que centrar: mantener el nivel de exigencia y acertar más. Es el circo donde estamos, sé que hay mucho ruido", ha apuntado.

Messi EFE

EFE

El caso Griezmann

Por otra parte, Setién también ha quitado importancia a las suplencias de Antoine Griezmann, el fichaje estrella del verano. "He intercambiado algunas palabras con él", ha revelado. Pero ha añadido: "Es un gran profesional, un jugador que puede entender la situación, como le ha pasado en otros otras épocas. Todo esto no le afectará cuando tenga que volver a jugar. Estoy seguro de que podremos contar con él al cien por cien", ha añadido.

Setién, además, no tiene miedo de los egos del vestuario. "Entiendo que en cada club hay escalas y jerarquías, eso son cosas que se ganan con el tiempo a base de tener un rendimiento extraordinario. A mí no me han impedido nada, me han ayudado a tomar decisiones", ha asegurado. Lo cierto, sin embargo, es que en las últimas semanas él y su cuerpo técnico han tenido que afrontar varias situaciones tensas con los futbolistas.

El técnico, en cualquier caso, no da la Liga por perdida. "Es verdad que el equipo se ha dejado algunos puntos, pero ha estado a un buen nivel, en buena parte de estos partidos no ha merecido perderlos. Cuando los resultados no llegan, hay que buscar alternativas para reforzarte. Estoy en desventaja", ha dicho. Si el Madrid gana en San Mamés, el Barça saltará al estadio de la Cerámica 7 puntos por debajo del eterno rival.

Y por último, un nombre propio, Riqui Puig. "Ha dado un paso muy importante y se ha ganado la continuidad en estos partidos. Le digo que no se quede con lo que ha hecho, que intente mejorar. Es conciente de la oportunidad que ha tenido y lo ha aprovechado", ha sentenciado el técnico.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat