La bandera de los Estados Unidos tiene cincuenta estrellas que representan todos los estados, pero ahora la selección femenina de fútbol añade una más a las tres que tenía hasta ahora. Los Estados Unidos se han impuesto en la final del Mundial de Francia contra los Países Bajos y revalidan el título (2-0).

La final más igualada

Si ahora hace un mes hubiéramos predicho la final del Mundial de Francia, seguramente en las quinielas hubiera salido el Estados Unidos-Países Bajos. La vigente campeona del Mundo contra la vigente campeona de Europa. Igualdad máxima sobre el papel y también sobre el césped.

Tres Mundiales avalaban a las estadounidenses y también el hecho de haber llegado a la final con un pleno de victorias. Igual que el caso de las holandesas, sin conocer qué es el empate ni qué es una derrota en este torneo, aunque sí han tenido que recurrir a la prórroga. Ha sido el status quo americano contra el atrevimiento europeo.

Lieke Martens Estats Units Països Baixos Mundial Francia femenino EFE

EFE

Y la tónica del partido ha sido la esperada: los Estados Unidos dominando la posesión y teniendo las ocasiones; y Holanda con el contragolpe como principal arma. Pero las grandes jugadas que han creado el peligro han sido de las americanas. Primero Julie Ertz ha puesto a prueba a la portera holandesa y después Alex Morgan, pero la suerte que hasta ahora siempre había acompañado a los Estados Unidos parecía que se había marchado.

Una ida y vuelta constante, querido por las europeas, que se ha apoderado del rumbo del partido. A todo esto, también ha llegado la agresividad y la lucha de cada balón. Y la lesión de la defensa Kelley O'Hara, que se ha quedado en el vestuario estadounidense en el descanso.

Los EE.UU. no perdonan

Pero el fútbol es cosa de tiempo y de ir madurándose. Y a esto mismo ha esperado el conjunto americano. Poco a poco ha ido ganando terreno a las holandesas y finalmente ha habido el premio esperado. Nuevamente con un VAR que ha entrado en acción en una jugada dudosa de penalti -cometida por la jugadora del Barça Stefanie van der Gragt- pero que la árbitra francesa Stephanie Frappart no ha tenido dudas.

Megan Rapinoe, la futbolista que ha desafiado a Donald Trump, tendrá un motivo más para levantar la cabeza y no presentarse en la Casa Blanca. La capitana de Estados Unidos ha transformado el penalti en el minuto 61 y ha dado alas a las americanas. Y con la euforia, Rose Lavelle ha sentenciado en el 69 con el segundo gol.

Megan Rapinoe Estats Units Països Baixos Mundial Francia femenino EFE

EFE

La blaugrana Lieke Martens ha abandonado el campo después de un mal partido y ya con el marcador casi imposible de remontar. El partido se había acabado. A pesar de los cambios, las holandesas se han ido al ataque, pero no han podido crear ni el más mínimo miedo a Estados Unidos. E incluso las estadounidenses podrían haber hecho mayor la goleada.

Al final, un 2-0 justo y que vuelve a coronar a Estados Unidos. En Lyon las estadounidenses revalidan el Mundial y ya suman cuatro en su palmarés.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat