Alquilar piso en Barcelona capital no es cosa fácil. Lo peor de todo, sin embargo, no son los elevados precios del alquiler, sino la gran cantidad de estafas que circulan por Internet. A menudo, la ilusión por encontrar un piso moderno, reformado y en pleno centro de Barcelona es un factor que puede jugar en contra nuestra. Y mucho.

Generalmente, a la hora de buscar piso entramos en páginas web como Idealista, Fotocasa, Yaencontre o Habitaclia, entre muchas otras. Una vez dentro de estas plataformas, el usuario puede escoger entre ordenar los pisos según la relevancia, la ubicación o el precio. Si la nómina es baja, solemos seleccionar la opción que permite ver primero los pisos más económicos y más todavía teniendo en cuenta cómo se han elevado los precios del alquiler en estos últimos años.

Pero en la era de las prisas y las ansias, la urgencia y la impaciencia son elementos que pueden llegar a hacernos mucho daño. Avisados quedan.

Todo incluido

Para sorpresa de muchos hay verdaderas -que no auténticas- oportunidades en Internet. Pisos de más de 120m² en pleno centro de la capital catalana por 700 euros al mes. Por si fuera poco, las mensualidades ya incluyen los gastos de electricidad, gas -si hay-, agua e, incluso, Internet, televisión por cable y plaza de parking. Una auténtica ganga, vaya.

Se trata de pisos realmente lujosos, amueblados al detalle y con todas las comodidades posibles. Desde áticos con terrazas espectaculares y vistas de ensueño hasta dúplex de diseño en los barrios caros de Barcelona, típico de una vivienda de algún personaje famoso, de pisos que nunca hubiéramos pensado que podríamos alquilar. Ahora, si nos fijamos bien, en la mayoría no coincide el barrio con la calle que publican.

4 de cada 10 ofertas son estafas

Esta es la gran estafa. Y lo peor de todo, muchas personas pican en ello. De hecho, aunque las plataformas de Internet dedicadas a esto han asegurado a El Nacional que "hablamos de cifras muy y muy bajas", de las 35 consultas que ha realizado este medio, 13 han sido fraudes y sólo se han recibido dos llamadas de pisos verdaderos. Dicho de otra manera, 4 de cada 10 ofertas han resultado engaños.

'Modus operandi'

Los estafadores tienen claro y muy por la mano el 'modus operandi' de estas operaciones. El primer paso que siguen es colgar en alguna de las plataformas citadas un piso espectacular, por un precio muy bajo y que, además, incluye todos los gastos en el pago. El precio puede ir desde los 300 euros a los 800, dependiendo -o no- de la espectacularidad del piso.

A partir de aquí, el usuario se puede encontrar con dos opciones. La primera es rápida: encuentras el piso que buscas y, cuando se prueba de enviar un correo para visitarlo, inmediatamente la página te informa de que el anuncio ya no está publicado. Gracias a los filtros que aplican estas plataformas, "ante la mínima sospecha, se da de baja", explican fuentes de Idealista a El Nacional. La mayoría sólo están visibles por pocos minutos, como la vivienda que se puede ver a continuación, gracias a la aplicación de diferentes filtros que sirven para detectarlo.

En caso de que la plataforma no detecte directamente el fraude, la empresa puede enviar al usuario un correo anunciándole que se ha procedido a eliminar la oferta para "sospechar que se trata de un anuncio fraudulento y no poder verificar todos los datos". Este suele ser el procedimiento de todas estas plataformas que, recuerdan, no intervienen en las comunicaciones entre el inquilino y el arrendatario.

Ahora bien. Si los estafadores tienen la "suerte" de pasar estos filtros, pueden contactar con el interesado directamente por correo electrónico. Llegados a este punto, estas compañías de alquiler inmobiliario, no pueden hacer nada más para controlar la situación.

El lenguaje de los mensajes es extraño, está traducido directamente de Google Translate

Es entonces cuando el usuario recibe un simpático correo del supuesto propietario, donde le explica su vida -literalmente- y los motivos por los que no puede viajar a Barcelona en este caso que nos ocupa. El lenguaje de los mensajes suele tener un toque extraño porque normalmente suelen ser traducciones hechas por algún traductor automático, como Google Translate. Eso si el propietario no habla directamente en inglés o en algún otro idioma.

"Tendrás que hablar con mi hija porque es su piso, pero en este momento no podrá ser porque está en el noveno mes de embarazo", dicen

Después de subrayar cómo de "importante es creer que eres un inquilino potencial", y de hacer un relato de cuestiones relacionadas con su vida personal -como, por ejemplo, que "tendrás que hablar con mi hija porque es su piso, pero en este momento no podrá ser porque está en el noveno mes de embarazo", que está desde anoche en el hospital y que "muy pronto seré un feliz abuelo" [excusa que, por otra parte, en el proceso de investigación de este medio han puesto dos personas diferentes]-, piden una serie de datos que nunca ninguna agencia ni propietario pedirá a su futuro inquilino en un primer momento, como la dirección donde vives en la actualidad o una copia del DNI. Y esto sólo para visitar la vivienda.

Lo más impactante de la historia, sin embargo, es la cantidad de dinero que piden sólo para ver el piso. Los estafadores juegan con la confianza que dan al usuario ya de entrada y es entonces cuando aprovechan para decir que, como viven fuera del país y tienen que estar seguros de que su piso no caerá en manos de estafadores, necesitan hacerlo a través de Airbnb o Wimdu.

En un primer momento, exigen -generalmente- dos meses de alquiler y uno de fianza por adelantado sólo para que el agente de alguna de estas dos empresas recoja las llaves y programe una cita con el futuro inquilino para enseñarle el piso. Este es el procedimiento.

Hasta aquí, el trato con el arrendatario es exquisito y esmerado. Pero en el momento en que el usuario se niega a pagar este dinero es cuando se les empieza a ver el plumero.

En este caso intentaron arreglarlo cuando este medio dijo a la supuesta propietaria de uno de los pisos que no podía pagar tanto dinero y que, además, no tenía prisa para esperar ver el piso, a lo que la estafadora respondió con un "así no, gracias".

La excusa: "Si tienes que esperar que vuelva a España, el piso ya se habrá alquilado"

Ahora bien, no tardó ni cinco minutos en enviar un nuevo correo electrónico justificándose y emplazando al usuario a hacer los trámites de esta manera porque, destacaba, "si tienes que esperar a que vuelva a España, el apartamento ya se habrá alquilado". Lo más curioso de todo es que cuando desde El Nacional se le dijo que no había ningún problema a esperar que volviera del extranjero, ella contestó que "si usted es una persona responsable, no se tiene que preocupar por mi llegada a España".

Caer en la trampa

Hay diferentes niveles de estafas: algunas están muy trabajadas y otras no tanto. Los fraudes que más cuelan suelen estar muy perfilados. En algunos casos, el propietario llega a realizar trabajos verdaderamente elaborados como crear webs de phishing que suplantan la identidad de plataformas como Aribnb o Wimdu.

Los estafadores crean webs de 'phishing' que suplantan la identidad de plataformas como Aribnb o Wimdu

Por ello es muy importante fijarse bien en la URL y, en caso de que se esté consultando desde el móvil, tener presente que si tienes la aplicación instalada, pero no consigues abrir el enlace con ella, es porque está pirateado.

Si se quería alquilar un piso por un año, se tenían que abonar casi 10.000 euros sólo para visitarlo

Estas páginas están tan bien confeccionadas que tienen un chat propio -también idéntico al de la web inicial- y que, además, no lo lleva un robot, sino que responde una persona de carne y hueso. Cuando este medio intentó llegar al último paso antes de formalizar el pago, se encontró con un nuevo elemento todavía más escalofriante. Si se quería alquilar un piso para un año, se tenían que abonar casi 10.000 euros sólo para visitarlo.

Ante eso, se decidió iniciar la conversación por el chat para preguntar si había ninguna opción de ver el piso antes de hacer el pago.

Sin hacer caso, el supuesto agente de Airbnb seguía insistiendo en qué se tiene que hacer el pago por estos medios y, ante la insistencia de El Nacional, aseguraba que "nos sabe mal, pero si quieres utilizar los servicios de Airbnb tienes que saber que se tiene que hacer el pago desde el principio". También recordaba que este depósito nos sería devuelto en caso de que decidiéramos no quedarnos el piso.

Después de que insistiera en que se rellenara el apartado del periodo de tiempo que queríamos vivir en el piso, y de que la cuantía se elevara hasta 9.798 euros, se le preguntó si se tenía que pagar esta cifra desorbitada y él nos emplazó a contactar directamente con el propietario para explicarle la situación.

Al sentirse descubierto, el supuesto agente no respondió más y la página de 'phishing' fue eliminada al instante

Al cuestionarle si el contacto con él lo teníamos que hacer desde Airbnb o desde esta web suplantada denominada reserva-online.es, el supuesto agente no respondió más y la página de phishing fue eliminada al instante.

Facturas falsas

El usuario que pica en estos engaños, y acaba regalando gratuitamente todos sus datos a los defraudadores, recibe entonces la factura falsa de Airbnb o Wimdu. La factura es idéntica a las originales, a no ser que alguna vez se olviden de pulsar el botón Control del teclado para que la imagen de los logotipos quede bien cuadrada.

Precisamente por eso es muy importante fijarse bien en el correo electrónico que envía las facturas. Estos recibos fueron enviados desde el correo [email protected] o [email protected] Si prestamos atención, veremos que el dominio no es el original, o sea, todo lo que hay detrás de la @ no proviene de las plataformas reales porque, en el primer caso, ni siquiera pone Airbnb.

En el segundo caso, el defraudador envió, incluso, una copia del contrato firmado, totalmente creíble y realista porque incluye todos los datos. Todas menos el teléfono móvil, que él mismo había tapado.

Aviso para navegantes

Para evitar ser víctima de una estafa es muy importante que la prisa no juegue en contra nuestra y tener presente que nunca se tiene que entregar dinero por anticipado antes de ver un piso.

Nunca se tiene que entregar dinero por anticipado antes de ver un piso

Fuentes de Airbnb ha querido dejar claro en declaraciones a este medio que "el tema de las estafas no es cosa nuestra", así como que son "una víctima más" de ello, y recuerdab que "ni los anuncios están en las páginas de Airbnb, ni las personas que hacen estas prácticas son de Airbnb", sino que "se aprovechan de la marca". Precisamente por ello, lo único que pueden hacer es informar a los usuarios.

En este sentido, Airbnb avisa de que, en primer lugar, su plataforma -igual que Wimdu- no sirve para alquilar pisos para largos periodos de tiempo, sino que son webs que se dedican al alquiler turístico.

Y, en segundo lugar, no tiene que salir nunca de la plataforma para hacer un pago, o sea, que si te piden que realices una transferencia porque no se puede enviar tanta cantidad de dinero mediante su web no lo hagas porque lo más probable es que no vuelvas a ver este dinero nunca más. Ni el dinero, ni el piso.

Whatsapp 5
falsos alquileres La estafa en primera persona: El testigo de las víctimas Marta Escobar Martí
Estafador pixabay
falsos alquileres El perfil del estafador Marta Escobar Martí