"Los potenciales corruptos no tendrán descanso y tendremos los mecanismos para poder perseguirlos en caso de que cometan alguna irregularidad". Así de contundente el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, responsable en derechos civiles y en transparencia, Jaume Asens ha presentado el Buzón Ético para denunciar comportamientos sospechosos de cometer irregularidades. Una herramienta pionera en Catalunya, el Estado y Europa.

Se trata de una herramienta de vigilancia del comportamiento de los cargos electos y funcionarios, de las entidades vinculadas al consistorio, las fundaciones y consorcios, sociedades y entidades que contratan con el Ayuntamiento y entidades y asociaciones que reciban subvenciones.

El Buzón Ético complementa el paquete de medidas anticorrupción y por la transparencia que ha diseñado el gobierno de Barcelona y que se está poniendo en marcha desde hace un año y medio. Junto con la Oficina de Transparencia y el Código de Conducta, pendiente todavía de aprobación, el Buzón Ético es la herramienta clave para detectar irregularidades y cursarlas penalmente si hace falta. En este sentido, el caso de Fomento de Construcciones y Contratas, que está investigando la Fiscalía por servicios facturados en el Ayuntamiento y no realizados, sería mucho más rápido de detectar, según ha destacado en la presentación el director de la Oficina de Transparencia, Joan Llinares.

"Siempre hemos dicho que no hay poder bueno y malo –ha dicho Asens–. Todo poder tiende a acumularse si no se le pone límites, por eso hacen falta mecanismos de control, control interno y control externo, y siempre hemos dicho que por eso el papel de la ciudadanía activa es imprescindible. No par que estemos nosotros que ya veníamos de estos espacios de vigilancia ciudadana, tiene que bajar la guardia".

Jaume Asens destaca que la herramienta no sólo pretende el control de externos en el Ayuntamiento, sino que vigila los propios cargos electos: "Se una herramienta que nos hace más transparentes y más vulnerables. Hemos tomado una serie de medidas, las agendas, por ejemplo que nos controlan más, pero también nos hace más fuertes democráticamente y permite evitar usos particulares como se han producido en otros organismos de control como es la Oficina Antifrau de Catalunya".

Barcelona es la primera ciudad en tener una herramienta de estas características y quiere ser "un ejemplo a seguir para otras administraciones", ha destacado Asens. Y por eso se trabaja con un software libre, un software que además garantiza el anonimato en las denuncias y que además se pueden cursar de manera legal. El concejal ha puesto en valor toda la estructura de transparencia del consistorio: "Esta pieza que anunciamos es una pieza, sino la más importante, una de las más importantes de toda la arquitectura que a lo largo de este año y medio hemos creado para luchar contra la corrupción".

El anonimato, clave

El principal motivo por el cual no se denuncian ciertos comportamientos es "el miedo", según ha destacado Llinares. Pero "la denuncia anónima es una herramienta imprescindible ante de la desigualdad en la que se encuentran los ciudadanos y aquellos que viven en torno a la corrupción", ha expuesto el director de la Oficina de Transparencia. Por este motivo se ha trabajado para garantizar que las denuncias anónimas sean válidas ante la ley.

Además la persona que denuncia tendrá un código que, además, le permitirá hacer seguimiento de su denuncia y comunicarse, identificarse si quiere, y mantener diálogo en el momento en que vaya avanzando el caso o, por el contrario quede parado.

Técnicamente se utilizará un programación libre y la red Tor.

¿Cómo funciona?

- El Buzón Ético tiene acceso directo desde el portal de Transparencia de la web del Ajuntament de Barcelona.

- Haciendo clic en la pestaña de "Comunicaciones anónimas" ya se puede hacer la denuncia.

- A partir de la denuncia se activa el inicio de un procedimiento administrativo que estará dirigido por la dirección de análisis, una de las tres patas que forman la oficina de Transparencia, y que tendrá un carácter confidencial.

- Se hacen las comprobaciones para evitar denuncias falsas e injuriosas y se dará procedimiento desde el punto de vista legal si constituye un delito. Hay que mejorar la administración para que no se utilice de manera desviada", ha destacado Llinares.

- Las personas que asumen la gestión del Buzón Ético son funcionarios de carrera seleccionados en concursos abiertos. Los cargos electos y los cargos de confianza no participan.

- Si llega una denuncia que hace referencia a otra institución se le transmitirá, y si hay indicios penales, se llevará directamente a la Fiscalía.

Mañana a las 10 de la mañana entra en funcionamiento el buzón, que durante todo el día de hoy está en pruebas. El Buzón Ético funciona con dos funcionarias que han accedido mediante un concurso público. El coste de la herramienta es de 50.000 euros. La herramienta ha sido diseñada por X.Net.

Jaume Assens i Joan Llinares
Entrevista Los hombres de cristal de Colau Gemma Liñán
Joan Llinares
Transparencia Más control, más transparencia Gemma Liñán