La vigilia inconsciente, también conocida como excitación cortical, es una fase normal del sueño. Ocurre espontáneamente y forma parte de la capacidad del cuerpo para responder a situaciones potencialmente peligrosas, como ruidos o obstrucción de la respiración

Aunque se ha estudiado anteriormente, ahora una nueva investigación ha demostrado un vínculo claro entre la frecuencia y la duración de la vigilia inconsciente durante el sueño nocturno y un mayor riesgo de morir por enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos, y muerte por cualquier causa, especialmente en las mujeres.

Joven dormidaEl estudio es novedoso en cuanto a la relación entre la vigilia del sueño y un mayor riesgo de morir por enfermedad vascular

El estudio se ha realizado por expertos del Centro Médico de la Universidad de Maastricht (Países Bajos) y lleva por nombre Sleep arousal burden is associated with long-term all-cause and cardiovascular mortality in 8001 community-dwelling older men and women (La carga de la excitación del sueño se asocia con la mortalidad cardiovascular y por todas las causas a largo plazo en 8001 hombres y mujeres mayores que viven en la comunidad).

Se ha publicado en el European Heart Journal, se ha llevado a cabo con 8000 hombres y mujeres y concluye que las mujeres que experimentaron vigilia inconsciente con mayor frecuencia y durante períodos de tiempo más largos tenían casi el doble de riesgo de morir de enfermedad cardiovascular que el resto de la población femenina, tal y como se demuestra en un seguimiento de entre 6 y 11 años. La asociación fue menos clara en los hombres y su riesgo de muerte cardiovascular aumentó en poco más de una cuarta parte en comparación con la población masculina en general.

Según Dominik Linz, profesor de la universidad y uno de los autores del estudio, “un desencadenante común de los despertares nocturnos es la apnea obstructiva del sueño cuando la respiración se detiene y el sistema de despertar asegura la activación de nuestro cuerpo para cambiar nuestra posición de sueño y para reabrir las vías respiratorias superiores. Otra causa de los despertares puede ser la contaminación acústica, por ejemplo, el ruido de los aviones durante la noche. Dependiendo de la fuerza del despertar, una persona puede volverse consciente del entorno, pero a menudo ese no es el caso. Por lo general, esas personas se sienten exhaustas y cansadas por la mañana debido a la fragmentación de su sueño, pero no son conscientes de esos despertares”.

Investigaciones anteriores han demostrado que la duración del sueño, ya sea demasiado corta o demasiado larga, está asociada con un mayor riesgo de muerte por causas cardiovasculares u otras causas. Sin embargo, hasta ahora, se desconocía si también existía un vínculo con la carga de excitación (una combinación del número de excitaciones y su duración) durante una noche de sueño y el riesgo de muerte.

Hombre durmiendoNo es el primer estudio que aborda este aspecto pero sí ha descubierto relaciones nuevas

El estudio se ha llevado a cabo en colaboración con un equipo dirigido por el profesor asociado Mathias Baumert de la Escuela de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad de Adelaida (Australia).

Después de ajustar los factores que podrían afectar los resultados, como la duración total del sueño, la edad, el historial médico, el índice de masa corporal (IMC) y los hábitos de fumar, los investigadores concluyeron que las mujeres tenían una carga de excitación menor que los hombres. Sin embargo, aquellas que tenían una carga de excitación que representaba más del 6,5% del sueño nocturno tenían un mayor riesgo de morir por enfermedad cardiovascular.

En concreto, una probabilidad de un 12,8% de morir por enfermedad cardiovascular, casi el doble que las mujeres de una edad similar en la población general que tenían un riesgo del 6,7%. El riesgo de morir por cualquier causa fue del 21% entre las mujeres de la población general, que aumentó al 31,5% entre las mujeres en los dos estudios con una carga de excitación de más del 6,5%.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat